Significado de la ventaja comparativa

La ventaja comparativa se refiere a la capacidad de un país para producir determinados bienes o servicios a un menor costo de oportunidad en comparación con los demás en el campo. Debido a las diferencias en las situaciones geográficas, la eficiencia de la mano de obra, el clima y los recursos naturales, un país puede tener la capacidad de producir un producto básico a un costo menor en comparación con el otro.

En tales casos, cada país se especializa en producir la mercancía en la que el costo de su producción comparativa es menor. Por lo tanto, todas las entidades pueden beneficiarse mutuamente del comercio voluntario y la cooperación. Esta ley económica fue reconocida por un economista político, David Ricardo, en su libro ‘Principios de Economía Política y Tributación’ en 1817.

Después de comprender el significado de la ventaja comparativa, veamos los supuestos de esta teoría.

Supuestos de Ventaja Comparativa

Los siguientes son los supuestos de la doctrina ricardiana de la ventaja comparativa:

  1. Solo hay dos países, suponga A y B.
  2. Ambos producen las mismas dos mercancías, X e Y.
  3. El trabajo es el único factor de producción.
  4. La oferta de trabajo no cambia.
  5. Todas las unidades de trabajo son homogéneas.
  6. Los gustos son similares en ambos países.
  7. El costo de la mano de obra determina el precio de las dos mercancías.
  8. La producción de mercancías se realiza bajo la ley de costos o rendimientos constantes.
  9. Los dos países comercian en el sistema de trueque.
  10. El conocimiento tecnológico no cambia.
  11. Los factores de producción son perfectamente móviles dentro de cada país. Sin embargo, están inmóviles entre los dos países.
  12. El libre comercio se lleva a cabo entre los dos países. Las barreras comerciales y las restricciones en el movimiento de productos básicos están ausentes.
  13. No se incurre en costos de transporte para llevar el comercio entre los dos países.
  14. Los factores de producción están totalmente empleados en ambos países.
  15. La relación de cambio de los dos productos es la misma.

Además, lea Mercados financieros internacionales y Gestión financiera internacional.

Después de conocer los supuestos de la ventaja comparativa, conozcamos también las críticas a la misma.

Críticas a la ventaja comparativa

Las siguientes son las críticas a la doctrina ricardiana de la ventaja comparativa:

  1. La teoría solo considera los costos laborales y descuida todos los costos no laborales involucrados en la producción de las mercancías.
  2. La teoría considera que todo trabajo es homogéneo. Sin embargo, en realidad, la mano de obra es heterogénea debido a los diferentes grados y tipos.
  3. La teoría asume gustos similares para todos. Sin embargo, los gustos difieren con el crecimiento de las economías y los niveles de ingresos.
  4. La teoría supone que se utiliza una proporción fija de trabajo en la producción de todas las mercancías. Sin embargo, en realidad, la utilización de la proporción del trabajo depende del tipo de mercancía que se produce.
  5. La teoría tiene una suposición poco realista de costos constantes. Sin embargo, las producciones a gran escala conducen a la reducción de costos y, por lo tanto, aumentan la ventaja comparativa.
  6. Los costos de transporte juegan un papel esencial en la determinación del patrón del comercio. Pero la teoría de Ricardo descuida este factor de producción independiente.
  7. La suposición de que los factores de producción son móviles internamente no es realista. Los factores no se mueven libremente de una región a otra o de una industria a otra. Cuanto mayor sea el grado de especialización en una industria, más inmóvil será el factor.
  8. El supuesto de la teoría de tener solo dos países y dos productos básicos no es realista, ya que el comercio internacional tiene lugar entre países que comercian con numerosos productos básicos.
  9. Cada país implementa restricciones en el movimiento de bienes hacia y desde los países. Por lo tanto, los aranceles y las restricciones comerciales juegan un papel en las importaciones y exportaciones mundiales. Sin embargo, la teoría asume un comercio mundial libre y perfecto.
  10. La teoría asume pleno empleo. Sin embargo, toda economía tiene una existencia de subempleo.
  11. Un país puede querer o no comerciar con un producto debido a consideraciones militares, estratégicas o de desarrollo. Por lo tanto, el interés propio se encuentra en la operación de la teoría de la ventaja comparativa.
  12. La teoría ricardiana considera solo el lado de la oferta del comercio mundial y descuida el lado de la demanda.
  13. La teoría solo explica cómo dos países se benefician del comercio internacional. Pero la teoría no logra explicar cómo se distribuyen las ganancias del comercio entre los dos países.

Conclusión

A pesar de las debilidades, la teoría ricardiana de la ventaja comparativa se ha mantenido significativa a lo largo de los años. La estructura básica de la teoría todavía existe con algunos refinamientos. Se cree que una nación que descuide esta teoría tendrá que pagar un alto precio en términos de la tasa potencial de crecimiento y los niveles de vida.

Continuar leyendo – Ventaja Competitiva vs. Ventaja Comparativa

Rate this post

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *