La titulización se refiere al proceso de convertir deuda (activos, generalmente activos ilíquidos) en valores, que luego se compran y venden en los mercados financieros. Si te fijas, la primera línea llama a la deuda un activo. Esto se debe a que la deuda es un pasivo para el prestatario, pero es un activo para el prestamista. Uno puede negociar valores (creados a partir de la titulización) similares a acciones, bonos y contratos de futuros.

En palabras simples, la titulización es un proceso en el que una empresa financiera combina varios de sus activos en instrumentos financieros o valores consolidados. Luego, las empresas financieras emiten estos valores a los inversionistas, quienes ganan intereses.

También conocemos estos valores con el nombre de valores respaldados por activos (ABS), u obligaciones de deuda garantizada (CDO), o también valores respaldados por hipotecas (MBS). ABS generalmente agrupa diferentes activos como una tarjeta de crédito, préstamos para automóviles y más, mientras que MBS agrupa solo hipotecas.

¿Qué es el Proceso de Titulización?

Como se dijo antes, los bancos o instituciones financieras titulizan principalmente activos ilíquidos. Uno puede convertir fácilmente un activo líquido en efectivo, por ejemplo, oro. Por otro lado, los activos que no se pueden convertir fácilmente en efectivo son activos ilíquidos. Los bienes raíces son un buen ejemplo de ello. Encontrar un comprador para una propiedad no siempre es una tarea fácil.

De manera similar, las hipotecas son activos valiosos, pero en su mayoría no tienen liquidez. Las hipotecas suelen estar respaldadas por bienes raíces, que nuevamente no tienen liquidez. Aunque las hipotecas ofrecen un rendimiento saludable en la forma de que el propietario pague intereses, puede tomar muchos años (hasta 30 años) para realizarlo en su totalidad. Por lo tanto, para aprovechar todo el potencial de estos activos ilíquidos, los bancos o las instituciones financieras convierten las hipotecas en activos líquidos mediante la titulización.

Una pregunta que surge ahora es cómo el banco u otras instituciones financieras titulizan un activo.

Primero, un banco o una institución financiera reúne miles de hipotecas en un «grupo». Luego, divide esos grupos en partes pequeñas y las vende como valores. Los compradores de estos valores obtienen el derecho a los intereses o pagos de hipoteca por parte de los propietarios. Dado que las hipotecas respaldan estos valores, también se denominan «valores respaldados por hipotecas».

¿Cómo ayuda la titulización?

La titulización ayuda a aumentar la liquidez en el mercado. Además, ayuda a las empresas financieras a recaudar fondos. Si una empresa ya ha agotado sus fondos al otorgar préstamos pero quiere otorgar más préstamos, entonces puede usar la titulización para recaudar más fondos. Dicha empresa puede asociar sus activos en forma de instrumento financiero y luego emitirlos a los inversores. Entonces, el proceso ayuda a las empresas a recaudar fondos y otorgar más préstamos.

Para los inversores, estos instrumentos les ayudan a diversificar sus carteras y obtener rendimientos de calidad.

Tal seguridad casi no tiene efecto sobre el prestatario, cuya hipoteca ha sido mancomunada. Todos los términos, acordados entre el prestamista y el prestatario, permanecen intactos al momento de tomar el préstamo. Un posible cambio podría ser que se le solicite al prestatario que envíe los pagos de intereses a una dirección diferente.

¿Es seguro?

Dichos valores son una apuesta segura siempre que los propietarios de viviendas, cuyas hipotecas se mancomunaron, realicen sus pagos de intereses a tiempo. Pero, este no es siempre el caso. La crisis financiera de 2008 es un buen ejemplo de ello.

Una desventaja de la titulización es que puede alentar a los prestamistas a prestar dinero a personas de alto riesgo. Esto se debe a que, después de la titulización, el prestamista no tiene dinero en juego, ya que el riesgo se transfiere a los inversores.

Algo similar sucedió en la burbuja inmobiliaria de 2008. Debido a los préstamos imprudentes de los bancos y las instituciones financieras, un número récord de propietarios comenzó a incumplir. Debido a esto, los títulos respaldados por hipotecas perdieron su valor.

Tras la crisis, el banco central estadounidense tuvo que intervenir para garantizar la liquidez en los mercados financieros. El banco, en ese momento, comenzó a comprar dichos valores a los inversores a través de operaciones de flexibilización cuantitativa (QE).

Otra desventaja de tales valores es que se vuelve difícil para el inversionista evaluar el riesgo en el valor. Dado que ABS consta de muchos instrumentos de deuda, como hipotecas, deuda de tarjetas de crédito, préstamos para automóviles y más, a veces puede dificultar que el inversor evalúe el riesgo adecuadamente.

Rate this post

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *