La tasa de descuento ajustada al riesgo (RADR) es la suma total de dos componentes. Y estos componentes son la tasa libre de riesgo y la prima de riesgo. Esta tasa es útil cuando un experto o inversionista necesita calcular/determinar el valor actual de una inversión riesgosa. Entonces, podemos decir que RADR es el rendimiento que espera un inversor por asumir un mayor riesgo.

La prima de riesgo es básicamente el riesgo que se relaciona con los flujos de caja para los que se necesita calcular el VAN (valor actual neto). O podemos decir que depende del nivel de riesgo de un inversor y su riesgo percibido en la inversión. Si el riesgo es mayor, entonces la prima de riesgo es mayor. Y, cuando usamos una prima de riesgo más alta, el PV de los flujos de efectivo se reducirá. Y obviamente, esto significa que el RADR será más alto.

No estará mal decir que el VPN es inversamente proporcional a la RADR. Esto se debe a que un aumento en RADR reduce el VAN y viceversa.

En general, se prefiere una inversión con más valor actual neto. Por lo tanto, la tasa de descuento juega un papel crucial en la decisión de aceptar o no un proyecto o inversión. También podemos decir que RADR es el retorno requerido.

Junto con la contabilización del riesgo en la inversión, el RADR también podría contabilizar el riesgo cambiario y el riesgo geográfico.

¿Por qué utilizar la tasa de descuento ajustada al riesgo?

Hablando de por qué necesitamos una tasa de descuento ajustada al riesgo, una respuesta simple es que tiene en cuenta todos los riesgos. Todo el mundo es consciente de que el futuro es incierto, lo que ocurre con las inversiones o los proyectos.

Hay varios riesgos en el caso de una inversión a largo plazo. Estos riesgos están relacionados principalmente con las condiciones futuras del mercado, la inflación, el riesgo crediticio, el riesgo político, etc. Y, si el proyecto se encuentra en otro país, también existe un riesgo cambiario. También podría haber riesgos regulatorios si hay posibilidades de que el proyecto enfrente posibles demandas.

Por ello, es muy importante que la decisión de invertir o no en un proyecto tenga muy en cuenta todos estos riesgos. Y para ese propósito, el uso de RADR es una forma fácil y sencilla de contabilizar todos estos riesgos.

Fórmula para la tasa de descuento ajustada al riesgo

En pocas palabras, la fórmula de cálculo de RADR es la suma de: Tasa prevaleciente sin riesgo más la prima de riesgo para el tipo de riesgo propuesto/esperado.

La fórmula para la prima de riesgo (bajo CAPM) es – (Tasa de rendimiento de mercado menos tasa libre de riesgo) * beta del proyecto.

Un ejemplo nos ayudará a comprender mejor el concepto de RADR.

Suponga que la Compañía A está considerando un proyecto que requiere una salida de efectivo inicial de $80,000. Este proyecto resultará en una entrada de efectivo de $100,000 en tres años. Un proyecto similar ofrece un rendimiento del 5%. Entonces, la Compañía A usará la misma tasa para descontar el flujo de efectivo.

Sobre esta base, el PV del flujo de efectivo es de $86 384. Dado que PV es más que la inversión inicial, la empresa A debería aceptar el proyecto.

Sin embargo, este proyecto está en otro país. Entonces, la Compañía A también quiere incluir el riesgo cambiario en la tasa de descuento. Así, la Empresa A determina una tasa de descuento ajustada al riesgo del 8% (5%, la rentabilidad disponible en otro proyecto, o la Tasa Libre de Riesgo más 3% por riesgo de moneda). Sobre esta base, el PV de la entrada de efectivo es de $79 383.

Después de considerar el riesgo cambiario, el PV de la entrada de efectivo es menor que la salida de efectivo inicial. Esto hace que el proyecto sea inaceptable.

Utilice la calculadora de tasa de descuento ajustada al riesgo

Otro ejemplo

Consideremos otro ejemplo para comprender la importancia de una tasa de descuento ajustada al riesgo.

Supongamos que la empresa A tiene una oferta para invertir en tres proyectos: B, C y D. Sin embargo, la empresa A tiene fondos para invertir en un solo proyecto. Entonces, decide usar el método NPV para decidir en qué proyecto debe invertir.

Los siguientes son los detalles:

Proyecto B: $56 000 (inversión inicial), flujos de efectivo para los años 1, 2 y 3 ($25 000; $10 000; $15 000), la tasa libre de riesgo es del 2 %, mientras que la prima de riesgo es del 5 %.

Proyecto C: $68 000 (inversión inicial), flujos de efectivo para los años 1, 2 y 3 ($32 000; $12 000; $41 000), la tasa libre de riesgo es del 1,2 %, mientras que la prima de riesgo es del 4 %.

Proyecto D: $85 000 (inversión inicial), flujos de efectivo para los años 1, 2 y 3 ($12 000; $30 000; $53 000), la tasa libre de riesgo es del 3 %, mientras que la prima de riesgo es del 7 %.

Ahora, la tasa de descuento ajustada por riesgo para cada proyecto será:

Proyecto B = 2% + 5% = 7%

Proyecto C = 1,2% + 4% = 5,2%

Proyecto D = 3% + 7% = 10%

Ahora, necesitamos calcular el PV de los flujos de efectivo para cada proyecto utilizando el RADR anterior. El siguiente es el VAN de los tres proyectos:

Proyecto B – $53,103

Proyecto C – $71,400

Proyecto D – $75,522

Ahora, para decidir cuál es el proyecto más rentable, debemos deducir la salida de efectivo inicial del PV para obtener el VAN.

Proyecto B = $53,103 – $56,000 = -$2,897

Proyecto C = $71 400 – $68 000 = $3400

Proyecto D = $75,552 – $85,000 = -$9,448

Dado que el Proyecto C tiene un VAN positivo, la Empresa A debería invertir en el Proyecto C.

Ventajas y desventajas de la tasa de descuento ajustada al riesgo

Como es habitual con cualquier concepto o enfoque, el enfoque RADR también tiene ciertas ventajas y desventajas. Hablemos primero de las ventajas:

  • Este enfoque es simple y fácil de entender.
  • Es atractivo para un inversor adverso al riesgo.
  • Este enfoque ayuda a reducir la incertidumbre y las fluctuaciones en el rendimiento esperado.
  • También ayuda a resaltar el nivel de riesgo en una inversión o proyecto.

Las siguientes son las desventajas de RADR:

  • Obtener una prima de riesgo precisa es una tarea desafiante. Entonces, si la prima de riesgo no es precisa, entonces el resultado final (valor actual neto) también puede ser inexacto.
  • Este enfoque supone que los inversores son reacios al riesgo. Sin embargo, esto no siempre es cierto. Hay inversores que aceptarían más riesgo solo si creen que los flujos de efectivo también serán mayores.

Ultimas palabras

La principal ventaja de utilizar una tasa de descuento ajustada al riesgo es que es fácil de entender. Además, este enfoque ayuda a cuantificar el riesgo. Sin embargo, es muy difícil llegar a una prima de riesgo precisa. Entonces, a veces, tal enfoque puede dar resultados inexactos.

Rate this post

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *