¿Qué es la financiación de activos?

La financiación de activos es un tipo de opción de financiación en la que el prestatario (negocio) pide prestado para la compra de activos. Esta financiación generalmente se refiere a los préstamos utilizados por las empresas sobre la base de la solidez financiera de la empresa. Es útil ya que ayuda al crecimiento y la expansión del negocio y a ahorrar en el pago total del valor del activo. El monto del activo se divide en pequeños pagos regulares e intereses por la parte no pagada. La obligación de pago y los derechos de propiedad del prestatario cambian según el método de financiación de activos.

Diferencia entre financiación de activos y préstamo

Bajo la financiación de activos, el préstamo no tiene la forma de un préstamo convencional en el que el prestamista da un pago único al prestatario. En cambio, el pago se distribuye a lo largo de un período de tiempo. Esto evita que la empresa pague una gran cantidad por la compra de un activo en forma de maquinaria, vehículo, etc.

Razón por la que las empresas prefieren la financiación de activos

Con la tecnología y las innovaciones en crecimiento en todos los campos, las empresas necesitan dinero constantemente para comprar nuevos activos. Este mecanismo proporciona a las empresas el flujo de caja necesario para satisfacer esta necesidad.

Comprar un nuevo activo en efectivo puede ser riesgoso ya que no todas las empresas tienen la capacidad financiera requerida. Además, el gasto de capital para comprar activos costosos puede generar problemas de flujo de efectivo que resulten en una escasez de capital de trabajo. Una crisis de capital de trabajo puede obstaculizar el funcionamiento normal de la empresa. Aquí es donde su papel cobra importancia.

Tipos de financiación de activos

Incluye los siguientes tipos:

  • Alquiler Compra

  • Arrendar

    • Arrendamiento operativo
    • Arrendamiento financiero
    • Arrendamiento de equipos
  • Refinanciamiento de Activos

Riesgo crediticio asociado a la financiación de activos

Los bancos y otras instituciones financieras actúan como prestamistas en este financiamiento. Esto es relativamente más seguro para los bancos y otras instituciones financieras que otorgar un préstamo convencional a los prestatarios. En esta financiación, la financiación de las entidades de crédito está garantizada por el valor del bien financiado. Además, en la mayoría de los casos, el valor financiero incluso está garantizado mediante garantías colaterales. Si el prestatario no paga el dinero prestado, el prestamista puede embargar el activo y venderlo en el mercado abierto para recuperar el dinero.

La mayor preocupación para las instituciones financieras es que cuando el activo se vende en el mercado secundario después de su incautación, el riesgo de una caída en el valor del activo siempre se cierne sobre su cabeza. Para superar el riesgo, las instituciones financieras financian el activo considerando que el derecho contingente va a surgir sobre el activo y, en consecuencia, enmarcan las condiciones del préstamo. El principal beneficio para las instituciones financieras es que obtienen intereses regulares sobre el monto prestado. También tienen derecho a embargar el bien en caso de falta de pago del principal o de los intereses por parte del prestatario.

Conclusión

La financiación de activos es una bendición para el negocio. Si una empresa está dispuesta a expandirse, es una solución perfecta para sus necesidades financieras. Las empresas ahora no necesitan mucho dinero en efectivo antes de comprar cualquier activo nuevo; en cambio, solo pueden financiarlo a través de la financiación de activos. Esto es beneficioso para los prestatarios y las instituciones financieras que prestan el dinero, ya que obtienen el interés regular y su riesgo está cubierto con activos mantenidos como garantía.

Rate this post

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *