Entendiendo el Término: Refinanciamiento de Activos

La refinanciación de activos es una de las formas en que una empresa puede recaudar dinero, o podemos decir que es una de las fuentes de financiación. Básicamente, es un método que permite a una empresa recaudar fondos contra los activos que ya posee. Con este método, una empresa puede liberar efectivo vinculado al activo que posee, lo que le brinda acceso rápido a los fondos. Otro nombre de este tipo de financiación es el acuerdo de venta con arrendamiento posterior.

De manera similar a los préstamos basados ​​en activos, la refinanciación de activos permite que una empresa obtenga el dinero que está garantizado con el activo que posee una empresa. Dado que los activos funcionan como garantía en todas las recaudaciones de fondos, el pago oportuno es de suma importancia. En caso contrario, en caso de falta de pago, el prestamista tendrá derecho a embargar o apoderarse del bien aportado en garantía de la financiación.

Por lo tanto, como hemos comentado anteriormente, la refinanciación de activos es una forma de financiación garantizada. Una empresa puede utilizar una amplia gama de sus activos para dicha financiación, incluida la maquinaria, el equipo, la propiedad, los vehículos y más. Una empresa puede poner uno o más activos para refinanciar activos según el dinero que necesiten. Los fondos que una empresa obtiene de dicho método se pueden utilizar para cualquier propósito comercial, como capital de trabajo, compra de nuevos equipos y más.

Un punto a tener en cuenta es que en la refinanciación de activos, una empresa puede recaudar dinero contra un activo, incluso si no es el propietario en su totalidad. Sin embargo, la cantidad de dinero que obtiene una empresa depende del alcance de la propiedad de ese activo. Entonces, podemos decir que la cantidad de dinero que obtiene una empresa depende del valor patrimonial del activo que controla una empresa.

¿En qué se diferencia de la financiación de activos?

Después de leer los puntos anteriores, muchos pueden preguntarse en qué se diferencia de la financiación de activos, que también permite que una empresa obtenga un préstamo contra el activo. Aunque los dos son similares, la diferencia está en la situación en la que se aplican.

La financiación de activos, por ejemplo, entra en juego cuando no existe ningún acuerdo de préstamo preexistente. Básicamente, cuando el activo es de propiedad total o no existe ningún gravamen sobre eso. Sin embargo, ocurre exactamente lo contrario en el caso de la refinanciación de activos. En tal situación, la entidad tiene algún acuerdo de préstamo existente sobre ese activo.

En segundo lugar, el plazo del contrato de préstamo aún no ha terminado con respecto a ese activo. Si el contrato de préstamo finaliza o se paga en su totalidad, se convertirá en financiación de activos y no en refinanciación.

Refinanciación de activos: ¿cómo funciona?

Alcance de la propiedad en el activo

En el refinanciamiento de activos, es el prestamista quien determina cuánto capital queda en el activo de la empresa. Dependiendo de la equidad restante, el prestamista ofrece un cierto porcentaje de la misma como una suma global. De esta manera, cuanto mayor sea el grado de propiedad de ese activo, mayor será la capacidad de endeudamiento.

Por ejemplo, supongamos que una empresa adquiere un activo mediante un contrato de compra a plazos y aún queda algo de saldo. Incluso en tal caso, una empresa puede recaudar fondos utilizando ese activo. El prestamista, en este caso, pagará a la empresa de compra a plazos y luego prestará el dinero dependiendo de la equidad que tenga el negocio.

Entonces, en cierto modo, una empresa transfiere la propiedad al nuevo prestamista mientras continúa usando el activo. También podemos decir que una empresa lo alquila al prestamista a cambio de pagos mensuales. Es por eso que llamamos a este método un acuerdo de venta y arrendamiento posterior.

Factores que deciden el monto del préstamo y la tasa de interés

Otros factores que determinan la cantidad de dinero que recibe una empresa son el tipo de activo, su condición, su antigüedad, su vida útil residual, etc. Estos son los mismos factores que utilizan los prestamistas para decidir y determinar la tasa de interés que se cobrará por la disposición. 

Período de refinanciación

El período de refinanciación suele ser de cinco años, pero puede variar según las necesidades del negocio. Y, el reembolso depende de los ingresos que probablemente genere el activo.

Transferencia de la propiedad

La propiedad de los activos vuelve al prestatario/entidad al final del plazo del préstamo. O siempre que se liquiden todos los saldos pendientes de préstamo.

Detalles necesarios para tal Acuerdo

Para solicitar dicha financiación, una empresa generalmente tiene que proporcionar su estado crediticio. Además, la empresa debe proporcionar una prueba de propiedad del activo, así como otros detalles relacionados, como el año de compra, el modelo, el uso y más.

Beneficios de la refinanciación de activos

Los siguientes son los beneficios de la refinanciación de activos:

  • Es una forma muy sencilla y rápida de disposición de fondos.
  • Junto con la entrega de fondos, dicho método le da a la empresa un uso ilimitado del activo si la empresa cumple con los términos y condiciones del prestamista.
  • Ayuda a distribuir el costo de adquirir el activo.
  • Dado que los términos de financiación suelen ser fijos, una empresa puede administrar su presupuesto de manera eficiente.
  • Ayuda a una empresa a aumentar su flujo de efectivo.
  • La empresa recupera la propiedad de los activos después de la finalización del acuerdo.
  • Dicha opción está abierta a las empresas incluso si no tiene una buena calificación crediticia o no califica para un préstamo comercial sin garantía.
  • Una empresa puede obtener refinanciamiento incluso si no tiene la propiedad total del activo.
  • Esta opción de financiación está abierta a empresas de todos los tipos y tamaños.
  • Los prestamistas no suelen realizar una verificación de crédito para aprobar el préstamo.

Inconvenientes de la refinanciación de activos

Los siguientes son los inconvenientes de la refinanciación de activos:

  • Los cargos por intereses y servicios pueden hacer que este método sea más costoso para una empresa que usar sus propios fondos.
  • El mayor problema y el riesgo sigue siendo perder el activo si no realiza los pagos a tiempo.
  • El mantenimiento y la preservación del activo siguen siendo responsabilidad de la empresa, aunque la propiedad recae en el prestamista.

¿Por qué optar por la refinanciación de activos?

Una empresa debe considerar la opción de refinanciamiento de activos si es rica en activos pero pobre en efectivo. Hacer esto permite que una empresa aproveche el valor de sus activos y libere un valioso capital de trabajo para ayudar al crecimiento de la empresa.
Este método también podría resultar una opción viable para comprar activos para los que no se dispone de acuerdos de compra a plazos o arrendamiento. Además, si la empresa necesita capital de trabajo adicional o tiene una necesidad de efectivo de emergencia, también puede considerar esta opción.
Además, incluso si una empresa no tiene una calificación crediticia y un rendimiento comercial decentes, esta opción podría resultar muy útil. Dicho financiamiento también podría ofrecer una línea de crédito alternativa a una empresa sin afectar su financiamiento bancario existente.

Rate this post

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *