¿Qué es la Disciplina del Empleado?

Disciplina significa un comportamiento ordenado que debe seguir el individuo, los miembros del equipo y los grupos dentro de una organización para lograr los objetivos finales. Es cierto que para toda organización, con el fin de mantener relaciones laborales armoniosas, surge la estricta necesidad de seguir ciertas normas y reglamentos o seguir un código de conducta adecuado.

Esto ayudará a una organización a prosperar y crecer. El propósito del proceso disciplinario es que los miembros/empleados de la organización trabajen juntos como un equipo para lograr las metas de la organización.

¿Qué es Disciplina?

En otras palabras, podemos definir la disciplina como una fortaleza que impulsa a individuos y grupos a estudiar las reglas, normas y procedimientos que se suponen necesarios para el funcionamiento exitoso de una organización. Simplemente significa trabajar, cooperar y comportarse de manera normal y ordenada, como se espera que haga cualquier persona responsable.

La disciplina es una fuerza que impulsa a individuos y grupos a observar reglas, reglamentos, normas o procedimientos que se consideren necesarios para una organización R. D. Calhoon

Sin disciplina, gradualmente, una organización deja de ser rentable. No puede completar sus proyectos a tiempo, cumplir los plazos o cumplir las promesas. Lentamente, la organización pierde buena voluntad en el mercado. Esto impacta la rentabilidad del negocio en gran medida.


Tipos de disciplina

La disciplina es una herramienta que se utiliza para mantener el desempeño de los empleados cambiando su comportamiento cuando sea necesario. Se puede imponer en los empleados tanto positiva como negativamente.

La disciplina positiva es más sana y constructiva y siempre se prefiere a la disciplina negativa. La disciplina negativa debe considerarse como último recurso cuando todo lo demás falla.

A continuación se analizan los dos tipos de disciplinas:

  • Disciplina Positiva
  • Disciplina negativa

Disciplina Positiva

También se conoce como disciplina constructiva o autodisciplina. Bajo este aspecto de la disciplina, los empleados apoyan todas las reglas, reglamentos y procedimientos elaborados por la gerencia y los siguen.

Ayuda a los empleados a moldear su comportamiento y desarrollarlo de manera correctiva y solidaria. Fomenta la autodisciplina entre los empleados. No implica ningún tipo de castigo y penas.

La disciplina positiva tiene lugar en situaciones como apreciar a un empleado, pagar una remuneración adecuada, proporcionar capacitación, etc.

Disciplina negativa

Esto también se conoce como disciplina correctiva o disciplina punitiva. Cuando los empleados no quieren seguir las normas, reglamentos y procedimientos de la organización, se ven obligados a permanecer bajo las normas y políticas de la organización por medio de castigos.

La disciplina negativa ayuda a extraer solo el rendimiento estándar de los empleados. Los empleados siempre se sienten desmoralizados con este tipo de disciplina.

Castigos, sanciones, degradaciones, advertencias y transferencias son algunas de las formas de hacer que los empleados realicen el trabajo.


Causas de la indisciplina

La indisciplina en el lugar de trabajo puede tener lugar como resultado de diversos factores socioeconómicos y culturales que prevalecen en el lugar de trabajo. A continuación se analizan algunos de los factores que tienen un gran impacto en la mentalidad de los empleados y los motivan o desmotivan para cumplir con las normas y reglamentos.

  • Liderazgo o supervisión ineficaz
  • Falta de comunicación adecuada.
  • Favoritismo y discriminación
  • Política de divide y vencerás
  • Falta de reglas y regulaciones claras
  • Victimización y malas condiciones de trabajo
  • Problemas personales de los empleados.
  • Coordinación inadecuada entre autoridad y responsabilidad.

Liderazgo o supervisión ineficaz

Cuando el líder o supervisor no es activo en delegar los deberes y responsabilidades a los empleados, conduce a la indisciplina. Si no los instruye y los guía en las áreas de su trabajo, esto lleva a una pérdida del sentido de dirección entre los empleados.

Las instrucciones para hacer un trabajo deben seguirse con la supervisión adecuada por parte del supervisor. En caso de que no verifique si los empleados están siguiendo el curso de acción deseado, eventualmente puede conducir al caos.

Los empleados comienzan a hacer su trabajo de acuerdo con sus deseos, lo que conducirá a la ineficiencia en el logro de los objetivos de la organización.

Falta de comunicación adecuada.

La brecha de comunicación entre la gerencia y los empleados da lugar a la indisciplina en la organización. Si las políticas de la empresa no se comunican adecuadamente a los empleados, tendrán problemas para seguirlas.

El empleador debe adoptar un enfoque humano y empático hacia los empleados. Esto requiere la eliminación de barreras de cualquier tipo en la comunicación entre el supervisor y el subordinado.

Favoritismo y discriminación

La atención especial a pocos empleados, o la discriminación al otorgar recompensas o imponer sanciones genera descontento e indisciplina entre los empleados que no son favorecidos dentro de la organización.

La discriminación también puede basarse en las características protegidas por la ley relacionadas con la edad, el género, la cualificación y la religión, etc.

Política de divide y vencerás

Divide y vencerás es la política más común que deben seguir las organizaciones para que los empleados realicen el trabajo. La gerencia no quiere que todos los empleados formen un grupo y trabajen juntos; siempre dividen a los empleados en pequeños grupos, obtienen información de un grupo sobre los demás y fomentan las actividades de espionaje.

Esto es muy perjudicial para el espíritu de equipo y genera malentendidos y fricciones entre los empleados, lo que a su vez genera indisciplina.

Falta de reglas y regulaciones claras

Cuando las reglas y regulaciones de la organización no son claras para todos los empleados, pueden cometer errores al seguirlas. Esto generará confusión y caos en el trabajo y malentendidos entre los empleados y la gerencia.

Victimización y malas condiciones de trabajo

La victimización de los subordinados en forma de presión laboral excesiva o condiciones de trabajo inhumanas también puede resultar en indisciplina. La dirección no debe explotar a los trabajadores.

Las condiciones en las que trabajan, incluidas las comodidades, el entorno físico, los niveles de estrés y ruido, el grado de seguridad o peligro y similares, deben mantenerse en un nivel deseable.

Problemas personales de los empleados.

A veces, los empleados enfrentan algunos problemas personales sobre los cuales la gerencia no tiene idea. Los empleados se sentirán frustrados y no podrán concentrarse en su trabajo.

Por lo que la dirección debería ocuparse de ello e intentar solucionarlo lo antes posible. Esto ayudará a los empleados a poner su mejor esfuerzo para lograr los objetivos de la organización.

Coordinación inadecuada entre autoridad y responsabilidad.

Autoridad aquí significa poder, derechos o capacidad de los empleados en un trabajo específico, mientras que responsabilidad significa el deber, la responsabilidad y la responsabilidad de un empleado dentro de un trabajo.

Cuando estos dos no están en la coordinación adecuada, puede generar frustración en la mente del empleado y puede negarse a seguir las reglas y regulaciones en ciertas situaciones.


Objetivos de la Disciplina

Los objetivos de la disciplina son:

  • Motivar a un empleado a cumplir con los estándares de desempeño de la empresa: El empleado recibe disciplina después de no cumplir con alguna obligación del trabajo. La falla podría estar directamente relacionada con las tareas realizadas por el empleado o ignorar las reglas y regulaciones que definen la conducta adecuada en el trabajo.
  • Mantenga el respeto y la confianza entre el supervisor y el empleado: la disciplina, si no se administra adecuadamente, puede crear problemas como baja moral, resentimiento y mala voluntad entre los empleados. En tal caso, la mejora en el comportamiento del empleado, si la hay, será relativamente breve y el supervisor deberá disciplinar al empleado una y otra vez. Por el contrario, la disciplina administrada correctamente no solo mejorará el comportamiento de los empleados, sino que también minimizará los problemas disciplinarios futuros a través de una buena relación entre el supervisor y el empleado.
  • Mejorar el desempeño del empleado: La disciplina por el desempeño deficiente de la tarea no debe aplicarse mientras los empleados están en capacitación o aprendiendo el trabajo. Tampoco se debe disciplinar a los empleados por problemas que escapan a su control, por ejemplo, el incumplimiento de los estándares de producción debido a la falta de materias primas. Sí, se debe ejercer disciplina cuando se determina que los empleados son responsables de un desempeño insatisfactorio.
  • Aumentar la moral y la eficiencia laboral de los empleados.
  • Fomentar la paz industrial, que es la base misma de la democracia industrial.

Características de la disciplina

Los principales rasgos o características de la disciplina que se derivan de las definiciones anteriores son:

  • La disciplina es autocontrol : Se refiere a los esfuerzos de uno mismo por el autocontrol para ajustarse a las reglas, regulaciones y procedimientos organizacionales que se han establecido para asegurar el logro exitoso de las metas organizacionales.
  • Es un enfoque negativo : significa que la disciplina alienta a las personas a emprender algunas actividades, por un lado, y les impide emprender otras, por el otro.
  • Es un enfoque punitivo : Significa que la disciplina también impone pena o castigo si las reglas y normas enmarcadas por la organización no son obedecidas o ignoradas por los miembros. El castigo no se impone para cambiar el comportamiento pasado, sino para evitar que se repita en el futuro.
Rate this post

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *