La depreciación lineal es un método para calcular la depreciación mediante el cual un activo se contabiliza como gasto de manera consistente a lo largo de su vida útil.

Bajo el método de depreciación de línea recta, el costo de un activo fijo se distribuye uniformemente por cada año que sea útil, funcional y rentable. Como tal, el gasto de depreciación registrado en un estado de resultados es el mismo cada año.

El método de línea recta es el enfoque más sencillo para calcular la depreciación o amortización. Si bien existen varios otros métodos de depreciación, el enfoque de línea recta es el más fácil de entender y es adecuado para las necesidades de las pequeñas empresas y autónomos.

Cómo calcular la depreciación lineal

  1. Calcule el precio de compra inicial o el costo de adquisición del activo fijo.
  2. Calcule la vida útil estimada del activo: es la cantidad de años que se espera que el activo permanezca funcional y apto para su propósito.
  3. Reste el valor de rescate estimado del activo de su costo inicial; esto le dará el costo del activo depreciable
  4. Divida el costo del activo depreciable por la cantidad de años de la vida útil del activo; esto le dará la cantidad de depreciación anual.

La fórmula para la depreciación lineal es:

Depreciación lineal = (costo del activo – valor de rescate estimado) ÷ vida útil estimada del activo

Ejemplo de depreciación lineal

Una empresa compra maquinaria por £ 5,000. La maquinaria tiene un valor de rescate estimado de £ 1,000 y una vida útil esperada de diez años.

Usando la fórmula de depreciación de línea recta, la empresa calcula que el activo se deprecia en £ 400 por año: £ 400 = (£ 5,000– £ 1,000) ÷ 10

5/5 - (4 votos)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *