La inversión es el acto de destinar fondos a un activo o de comprometer el capital para una empresa (negocio, proyectos, bienes raíces, etc), con la expectativa de poder generar un ingreso o una ganancia. En simples palabras, la inversión también puede entenderse como dedicar tiempo o esfuerzo, no solo dinero, a algo que puede generar un beneficio a largo plazo, como puede ser la educación.

Entendiendo la inversión

La expectativa de un retorno en forma de ingreso o la apreciación del precio es el objetivo principal de la inversión. El abanico de activos en el cual se puede invertir y obtener ganancias es muy amplio. Pero hay que tener en mente, que el riesgo y el retorno van de la mano dentro de las inversiones; Por lo tanto, el riesgo bajo significa que el rendimiento también sera bajo, mientras que los rendimientos que son mas altos suelen ir de la mano con los riesgos mas alto.

En el caso de los riesgos bajos podemos encontrar las inversiones mas básicas, como son los certificado de depósitos, bonos o herramientas de renta fija, mientras que las acciones ya son consideradas como mas riesgosas. También se puede invertir en algunas cosas mas conocidas, como son las tierras o los bienes raíces; o bien invertir en otras cosas como antigüedades y el arte.

Los rendimientos que genera un activo depende principalmente del tipo de activo. Ejemplo, muchas acciones pagan dividendos de forma trimestral, mientras que los bonos pagan intereses cada trimestre y los bienes raíces brindan ingresos mediante alquileres. Por lo tanto, en muchas jurisdicciones diferentes tipos de ingresos se gravan a tasas diferentes.

Ademas, los ingresos regulares, como son los dividendos o los intereses, la apreciación del precio tiene una gran importancia en el rendimiento. Por lo cual, el rendimiento total de una inversión puede ser considerada como la suma de los ingresos y de la apreciación del capital.

Tipos de inversiones

Como mencione anteriormente, el mundo de las inversiones suele ser muy grande, así que a continuación veremos los tipos de inversiones mas comunes:

Acciones: una persona que compra acciones de una empresa se convierte en un propietario fraccionario de esa empresa. Los propietarios de las acciones de una empresa se los conoce como accionistas, y pueden tener participación en su crecimiento y éxito mediante la apreciación del precio de las acciones y de los dividendos regulares pagados de las ganancias de la compañía.

Bonos: los bonos son obligaciones de deuda de entidades tales como gobiernos, municipios y corporaciones. La compra de un bono implica que usted posee una parte de la deuda de una entidad, y posee derecho a recibir pagos periódicos de intereses y la devolución del valor nominal del bono cuando este llegue a su vencimiento.

Fondos: los fondos son instrumentos combinados, administrados por gestores de inversiones que permiten a los inversores invertir en acciones, bonos, acciones preferentes, materias primas, etc. Los dos tipos más comunes de fondos son los fondos mutuos y los fondos cotizados en bolsa o ETF. Los fondos mutuos no se pueden negociar en una bolsa y se valoran al final de la jornada de negociación; Los ETFs que se negocian en las bolsas de valores y acciones similares, se valoran constantemente a lo largo del día de negociación. Los fondos mutuos y los ETF pueden realizar un seguimiento pasivo de los índices, como el S&P 500 o el Promedio industrial Dow Jones, o pueden ser administrados activamente por los gestores de fondos.

Fideicomisos de inversión: los fideicomisos son otro tipo de inversión conjunta, siendo los Fideicomisos de inversión inmobiliaria (REIT, por sus siglas en inglés) los más populares en esta categoría. Los REIT invierten en propiedades comerciales o residenciales y pagan distribuciones regulares a sus inversionistas de los ingresos de alquiler recibidos de estas propiedades. Los REIT se negocian en las bolsas de valores y, por lo tanto, ofrecen a sus inversores la ventaja de una liquidez instantánea.

Inversiones alternativas: esta es una categoría donde se incluyen todos los fondos de cobertura y capital privado. Los fondos de cobertura se denominan así porque pueden cubrir las apuestas de inversión yendo a acciones cortas y largas, y otras inversiones. El capital privado permite a las empresas obtener capital sin salir a bolsa. Los fondos de cobertura y el capital privado generalmente solo estaban disponibles para los inversionistas ricos considerados como «inversionistas acreditados» que cumplían con ciertos requisitos de ingresos y patrimonio neto. Sin embargo, en los últimos años, se han introducido inversiones alternativas en formatos de fondos que son accesibles para los inversores minoristas.

Opciones y derivados: los derivados son instrumentos financieros que derivan su valor de otro instrumento, como una acción o un índice. Una opción es un derivado popular, el cual otorga al comprador el derecho pero no la obligación de comprar o vender un valor a un precio fijo dentro de un período de tiempo específico. Los derivados suelen emplear apalancamiento, lo que los convierte en una propuesta de alto riesgo y alta recompensa.

Productos básicos: los productos básicos incluyen metales, petróleo, cereales y productos de origen animal, así como los instrumentos financieros y divisas. Que se puede comercializar a través de futuros de productos básicos, que son acuerdos para comprar o vender una cantidad específica de un producto básico a un precio específico en una fecha futura en particular, o ETF. Las materias primas pueden utilizarse para cubrir riesgos o con fines especulativos.

Rate this post

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.