¿Qué es la Gestión Financiera Internacional?

La Gestión Financiera es la rama de la gestión que se ocupa de los recursos y aspectos financieros de una empresa. El gerente planifica, organiza, dirige y finalmente controla las actividades relacionadas con la obtención de fondos para la empresa y su utilización o inversión con dos objetivos: reducción de costos y optimización de recursos que conducen a la maximización de ganancias. Los principales objetivos de la Gestión Financiera internacional incluyen asegurar un suministro ininterrumpido de fondos para las actividades comerciales de la organización y su utilización óptima para generar los mayores rendimientos posibles para el negocio.

La gerencia tiene que decidir sobre las cuestiones importantes relacionadas con el abastecimiento de fondos: cuáles son las fuentes de fondos disponibles, el período de tiempo de financiación, el costo de los fondos y, finalmente, cuánto retorno podrá generar la empresa a partir de esos fondos. . Además, tienen que decidir dónde invertir estos fondos y cuáles son los requisitos de activos fijos de la empresa. También deben realizar la importante función de administrar el capital de trabajo con esos fondos.

Después de la obtención de fondos y sus decisiones de inversión, la gerencia debe tomar decisiones importantes con respecto al pago de dividendos con cargo a las ganancias de la empresa. Tienen que decidir cuánto regalarán a los accionistas en forma de dividendos. La porción del balance serán las utilidades retenidas que serán esenciales y estarán disponibles para el crecimiento y expansión de la organización.

¿Cuáles son los objetivos de la gestión financiera internacional?

Dividiremos los objetivos de la Gestión Financiera Internacional en dos categorías: Objetivos Básicos y Objetivos Secundarios.

Metas Básicas

Maximización de la riqueza de los accionistas

La maximización de la riqueza de los accionistas es uno de los objetivos más importantes de la gestión financiera internacional. Es un objetivo a largo plazo que una empresa no puede lograr solo en unos pocos días o incluso meses. Una empresa puede lograr este objetivo mediante un excelente desempeño general de manera constante año tras año. Con esto, queremos decir que los gerentes deben administrar los fondos de manera que siempre sean adecuados según los requisitos de la empresa. Es necesario elaborar e implementar presupuestos separados para funciones separadas dentro de la organización. La gestión del capital de trabajo debe ser eficaz, la producción y otras actividades afines deben continuar sin interrupciones y el bienestar de los empleados también debe ser una prioridad.

La gestión eficaz y eficiente de los recursos de la empresa junto con buenas decisiones de inversión darán como resultado el logro de altos estándares en la organización. Esto conducirá a un aumento en los ingresos con mayores ganancias. Esto, a su vez, maximizará la riqueza de los accionistas mediante la generación de mayor valor, aumentando el precio de las acciones y el pago de dividendos más altos.

Maximización de ganancias

La gestión financiera internacional tiene como objetivo maximizar las ganancias de la organización tomando decisiones de inversión correctas. Promueve inversiones que son seguras y generarán buenos rendimientos. Además, la utilización de los fondos debe ser tal que las actividades de la empresa continúen sin interrupción. Esto se traducirá en un aumento de la facturación y, por tanto, de los beneficios.

Objetivos secundarios

Tasa de interés óptima

La gestión financiera internacional tiene como objetivo lograr una tasa de interés óptima sobre los fondos que toma prestado una empresa. Los directivos deben comprobar y comparar todas las posibles opciones de financiación que tiene una empresa. Deben elegir la fuente que sea confiable, segura y con la menor tasa de interés posible. Un interés más bajo o costos de financiamiento más bajos impulsarán las ganancias a su vez.

Gestión del riesgo cambiario

Como todos sabemos, el riesgo cambiario es una parte esencial e importante del comercio internacional. Por lo tanto, los gerentes no tienen más remedio que administrar el riesgo de tipo de cambio de manera oportuna y efectiva. Los tipos de cambio son volátiles e impredecibles. Pueden resultar tanto en ganancias como en grandes pérdidas en caso de que no sean favorables para la empresa. Por lo tanto, los gerentes deben considerar, cubrir y protegerse adecuadamente contra el riesgo cambiario mientras realizan operaciones comerciales internacionales.

Gestión de Riesgo Político

La gestión eficaz del riesgo político es uno de los objetivos importantes de la gestión financiera internacional. La gerencia debe tener en cuenta los casos de disturbios políticos o inestabilidad en los países antes de invertir allí. El riesgo político también puede surgir en el mercado interno y, por lo tanto, deben ser cautelosos al respecto.

Los cambios en las leyes y políticas del gobierno, o un cambio en el propio gobierno, pueden crear problemas para cualquier empresa. Pueden enfrentar cancelaciones de proyectos u obstáculos, burocracia y demoras que pueden causar pérdidas monetarias significativas a la empresa. Por lo tanto, los gerentes siempre deben tener en cuenta el riesgo político al invertir en cualquier proyecto, especialmente si es a largo plazo.

Utilice de manera efectiva conjuntos ampliados de oportunidades

La gestión financiera internacional tiene como objetivo hacer el mejor uso posible de las oportunidades que surgen de invertir en diferentes países. Las tasas de interés y el costo del capital pueden ser muy bajos en algunos países. O la mano de obra puede ser económica en algún otro país. Algunos mercados extranjeros pueden tener un potencial extra para una línea particular de productos. Los gerentes deben ser dinámicos y flexibles en este entorno empresarial que cambia rápidamente. Deben hacer uso de inmediato de cualquiera de las oportunidades que puedan surgir y resultar en beneficios monetarios para la empresa.

Correcta Planificación Tributaria

La gestión financiera internacional tiene como objetivo promover la planificación fiscal de la mejor manera posible. Diferentes países tienen diferentes bloques de impuestos, responsabilidades y exenciones. Los gerentes deben ser lo suficientemente eficientes para estudiar en detalle las políticas tributarias de todos los países donde operen.

La gerencia debe evitar cualquier desperdicio de recursos debido a una planificación fiscal ineficiente. La máxima reducción posible de las obligaciones tributarias debe lograrse mediante el uso de exenciones, reembolsos o cualquier otro beneficio fiscal del gobierno que esté disponible.

Gestión eficaz del riesgo de inflación

Otro objetivo de la gestión financiera internacional es gestionar eficazmente el riesgo de inflación que puede surgir en diferentes países en diferentes momentos. La inflación o el aumento continuo de los precios de los insumos pueden causar una gran presión financiera en cualquier empresa. Es posible que el precio de producción o el precio de venta no aumenten inmediatamente debido a las restricciones del mercado, lo que resulta en menores ganancias o incluso pérdidas.

Los gerentes deben planificar y presupuestar adecuadamente el riesgo de inflación mediante el estudio adecuado de los entornos económicos de los países en los que operan. Esto les ayudará a obtener los costos y precios correctos y minimizar los casos de pérdidas para la empresa.

Maximización del valor de los accionistas

La gestión financiera internacional tiene como objetivo maximizar el valor de los accionistas asegurando el pago de dividendos máximo posible. Esto puede suceder asegurándose de que la empresa se desempeñe bien. Los gerentes deben administrar las finanzas de la empresa de la manera más efectiva y eficiente para aumentar las ganancias netas de la empresa.

Pueden retener una porción menor de las ganancias para fines de inversión o expansión. Pueden decidir posponer grandes gastos de capital durante algún tiempo y dar un mayor pago de dividendos. Esto maximizará la satisfacción de los accionistas de capital. Además, un pago de dividendos bueno y constante ayuda a atraer más fondos a través de nuevas inversiones en acciones de capital de la empresa a largo plazo. Esto creará una gran reputación y buena voluntad para la empresa entre los inversores. Esto conducirá a una mayor demanda de acciones y, por lo tanto, la equidad comenzará a tener una prima. Esto, a su vez, aumentaría el valor de la inversión, otras emisiones pueden tener una prima sustancial, lo que conduciría a una fácil disponibilidad de fondos a un costo muy bajo, etc.

Rate this post

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *