Un monopolio ocurre cuando una empresa domina por completo y puede influir en su industria o mercado en particular.

Se considera que una empresa tiene el monopolio de un mercado cuando crea y vende un producto y no tiene competidores directos. No hay sustitutos para ese producto en particular, por lo que la empresa / proveedor tiene un control considerable sobre el mercado.

Cuando una empresa tiene el monopolio de un mercado, significa que se ha vuelto lo suficientemente grande como para poseer también la propiedad de todas las partes del mercado de un producto, desde los bienes hasta los suministros, la infraestructura, los activos, etc.

Los monopolios son, de hecho, ilegales. La falta de competencia da a las empresas con monopolios el control total sobre un mercado y puede conducir a la corrupción, y puede resultar en precios injustamente altos así como en productos de peor calidad.

Sin embargo, todavía existen monopolios en la actualidad. La única excepción a esto serían los «monopolios naturales». Esto se refiere a empresas que desarrollan un monopolio sobre un mercado. Por lo general, están regulados por el gobierno, como el servicio postal principal u otras empresas de servicios públicos. Los monopolios naturales no se consideran ilegales.

Cómo reconocer un monopolio

Hay una serie de cosas específicas a tener en cuenta cuando se trata de determinar si un monopolio está presente. Estas funciones incluyen:

Altas barreras de entrada (o barreras de entrada inexistentes). Cuando existe un monopolio, será extremadamente difícil o imposible que los competidores potenciales entren en el mercado.

Un vendedor de un producto . En un monopolio, normalmente solo hay una empresa / grupo que vende el producto.

Control de precios . Una empresa con un monopolio en el mercado podrá establecer el precio del producto, así como realizar cambios en el precio en cualquier momento.

Si bien puede haber factores adicionales para determinar si una empresa tiene un monopolio en un mercado, estos son los principales que se abordan primero.

Prevenir los monopolios

Los gobiernos han establecido una serie de medidas para evitar la formación de monopolios en los mercados. Estas se conocen como ‘leyes antimonopolio’. La legislación antimonopolio está diseñada para ayudar a proteger al consumidor, así como para permitir una competencia sana entre empresas en un mercado.

En general, no solo tiene como objetivo reprimir el crecimiento de las grandes empresas que tienen más probabilidades de desarrollar un monopolio, sino que en cambio fomenta el crecimiento de las empresas más pequeñas.

¿Qué sucede si ya se ha formado un monopolio?

Ciertamente ha habido casos en los que una empresa ha ganado un monopolio a pesar de las leyes antimonopolio. En estas situaciones, el gobierno generalmente interviene y acusa a la empresa de violación de las leyes antimonopolio, con la intención de romper el monopolio.

Por ejemplo : uno de los cargos de monopolio más publicitados involucró a Microsoft. En 1994, el gobierno de los Estados Unidos presentó una queja en el sentido de que Microsoft había estado utilizando «contratos de exclusión y anticompetitivos» para mantener un monopolio en el mercado de computadoras personales. Es famoso que la decisión del tribunal de que Microsoft debe dividirse en dos compañías separadas fue revocada posteriormente.

RECOMENDADO:  Opciones de tasa de interés: significado, cómo funciona, ejemplo y más

Se ordenó a Microsoft que hiciera algunos cambios, sin embargo, continuaron operando como de costumbre. Afortunadamente, hoy en día, varios competidores han roto decididamente el monopolio que antes tenían en el mercado de las computadoras personales.

Rate this post

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *