Un instrumento financiero podría ser cualquier documento que represente un activo para una parte y un pasivo para otra. Puede ser un contrato o un documento como un bono, una acción, una letra de cambio, un contrato de futuros o de opciones, un cheque, un giro o más. Tiene un valor monetario y es legalmente exigible. También se pueden crear, modificar y comercializar dichos instrumentos, lo que representa un acuerdo vinculante entre dos o más partes.

Según la definición de las Normas Internacionales de Contabilidad (NIC), los instrumentos financieros son cualquier “contrato que da lugar a un activo financiero de una entidad y un pasivo financiero o instrumento de patrimonio de otra entidad”. El tratamiento contable de los instrumentos financieros se rige por la NIIF 9.

Tipos de instrumentos financieros

Existen principalmente dos tipos de instrumentos financieros: Instrumentos Derivados e Instrumentos de Efectivo.

Instrumentos Derivados

Derivamos el valor de dichos instrumentos del valor y las características del activo que representan. O en palabras simples, estos instrumentos son valores que vinculamos a otros valores. Dichos instrumentos pueden representar activos como tasas de interés, índices, acciones y más. Ejemplos de tales instrumentos son los contratos de futuros y opciones. Los instrumentos derivados pueden ser derivados cotizados en bolsa o extrabursátiles (OTC).

Instrumentos de efectivo

Los instrumentos de efectivo son instrumentos cuyo valor de mercado está disponible directamente. Las fuerzas del mercado determinan e influyen directamente en el valor de dichos instrumentos. Dichos valores también son fácilmente transferibles. Las acciones, los bonos y los cheques son algunos ejemplos de estos instrumentos. Los depósitos y préstamos también son instrumentos de efectivo si el prestamista y el prestatario están de acuerdo sobre su transferibilidad.

RECOMENDADO:  Ventajas y aplicación del análisis de razones

También podemos clasificar estos instrumentos en función de la clase de activo que representan, es decir, si se basan en acciones o deuda. Según la clase de activo, hay dos tipos de instrumentos financieros: instrumentos financieros basados ​​en deuda e instrumentos financieros basados ​​en acciones . El primero representa la propiedad de un activo, mientras que el segundo representa un préstamo de un inversor al propietario del activo.

Los instrumentos financieros basados ​​en deuda también pueden ser de dos tipos según la tenencia: a largo plazo y a corto plazo . Los instrumentos de deuda a largo plazo pueden ser bonos, futuros de bonos, opciones, swaps de tasas de interés, etc. Los instrumentos de deuda a corto plazo pueden ser letras del Tesoro, futuros de tasas de interés y acuerdos de tasas a plazo.

Hay un tipo más de instrumento financiero sobre la base de la clase de activo: instrumentos Forex . Estos instrumentos incluyen futuros de divisas, opciones de divisas, swaps de divisas, etc.

¿Por qué tantos instrumentos financieros?

Como todos sabemos, la necesidad es la madre de todos los inventos, y lo mismo ocurre con los instrumentos financieros. Cada instrumento financiero tiene un propósito diferente y satisface una necesidad específica del inversionista. Por ejemplo, los inversores que prefieren la seguridad a la rentabilidad pueden estacionar sus fondos en bonos. Los bonos son menos riesgosos y más seguros, pero ofrecen rendimientos más bajos de lo que cabría esperar de las acciones.

Asimismo, invertir en el mercado de divisas también depende de la elección y el objetivo del inversor. Por ejemplo, desde un punto de vista empresarial, es mejor invertir en divisas, ya que permite a los inversores cubrir el riesgo cambiario. Por otro lado, los bonos y las acciones pueden resultar mejores que las divisas cuando el objetivo es ahorrar fondos para la jubilación.

RECOMENDADO:  Sistema Monetario Internacional: Significado, Evolución, Ventajas, Críticas y Más
Rate this post

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *