¿Sabes que cuando las personas que te rodean van a comprar el auto de sus sueños, usan lo que se conoce como un instrumento negociable? Imagínate a ti mismo yendo a comprar un coche. No tienes tanto dinero en efectivo en casa. Incluso si lo tiene, no llevará consigo el valor en efectivo de un automóvil. Simplemente pagará al concesionario de automóviles en cheque. Usó un instrumento negociable para esta transacción.

Los instrumentos negociables son instrumentos del mercado de dinero que prometen una cantidad específica de dinero al beneficiario. El documento incluye el nombre del beneficiario, así como la cantidad que se le descarga. La fecha del pago se puede fijar al firmar el documento, o cuando el beneficiario lo solicite. Entre otras, la característica clave de los instrumentos negociables es que son transferibles por naturaleza. Esto significa que el beneficiario o el cesionario de un título de crédito puede transferirlo a favor de un tercero. El tercero entonces obtiene el pleno derecho legal del instrumento negociable. A menudo, los beneficiarios hacen esto ‘endosando’ el instrumento negociable.

Instrumento Negociable: El Código Comercial Uniforme

Diferentes países tienen diferentes leyes que codifican el uso de instrumentos negociables. Por ejemplo, el Reino Unido tiene la Ley de Letras de Cambio de 1882, en la India existe una Ley de Instrumentos Negociables de 1881. En los EE. UU., tenemos el Código Comercial Uniforme que rige la emisión y transferencia de estos instrumentos transferibles. De acuerdo con esta ley, un instrumento negociable para ser legal debe observar los siguientes requisitos:

  • El acuerdo o garantía para realizar el pago debe ser incondicional, lo que significa que no se puede establecer ninguna condición supletoria o extra para que el beneficiario la cumpla.
  • El monto del pago debe ser específico, y este monto puede incluir intereses
  • Se debe especificar el nombre del beneficiario
  • La promesa de pagar ya sea a la vista en una fecha específica
  • El promitente no debe ser obligado a realizar ningún otro acto que no sea el pago de la cantidad especificada
RECOMENDADO:  Préstamos entre pares: una fuente alternativa de financiación

Tipos de instrumentos negociables

Pagaré

Un pagaré es una promesa de pago en forma de documento, por supuesto. Cuando pone su firma en esta nota, está legalmente obligado a realizar el pago al beneficiario. Un pagaré no es solo una nota al azar en un papel que promete una cantidad específica. Contiene una fecha específica, una cantidad específica, la fecha de emisión, una tasa de interés específica y cualquier otra tarifa. En resumen, contiene todos los términos del acuerdo entre las dos partes. La credibilidad de la persona que emite un pagaré es de gran importancia. Si el beneficiario duda de la credibilidad de la persona que emite el pagaré, no lo aceptará.

Certificado de deposito

Un certificado de depósito es un tipo de depósito en un banco en el que el depositante acuerda mantener una cantidad fija de dinero en el banco y por un período fijo.

Cuando abrimos una cuenta de ahorro en un banco, depositamos nuestros excedentes de ingresos o ahorros en esa cuenta. A cambio, el banco nos paga una tasa de interés sobre la cantidad que depositamos. Luego, el banco presta nuestro dinero a quienes lo necesitan en forma de préstamos hipotecarios, préstamos educativos, etc. Los bancos cobran una tasa de interés más alta sobre estos préstamos que la tasa de interés que nos ofrecen sobre nuestros depósitos en cuentas de ahorro. De la diferencia en estas dos tasas de interés, los bancos obtienen sus ganancias.

Pero el problema con este modelo es que los bancos no pueden predecir cuándo vendrán sus depositantes a retirar dinero de su cuenta de ahorros. Como resultado, los bancos no pueden prestar ni adelantar cada centavo que reciben de los depósitos. Pero mantener inactivo el dinero del depósito no le reportará nada a los bancos. Para reducir esta incertidumbre, los bancos ofrecen certificados de depósito. Estos instrumentos negociables son por un período fijo, típicamente por 6 meses y 12 meses. A cambio de esta promesa del depositante de mantener el depósito por un período fijo, obtienen una tasa de interés más alta del certificado de depósito.

cheques

Los cheques son los tipos más comunes de instrumentos negociables. Funcionan como un documento escrito, en el formato específico del banco, que ordena al banco que pague una determinada suma de dinero al titular. Las personas usan un cheque como una forma de realizar pagos sin efectivo, generalmente cuando el pago involucra una gran suma de dinero. La persona que emite el cheque debe tener depósitos realizados en el banco para pagar al tenedor. No hay una mención de fecha específica de la fecha en un cheque, lo que significa que el banquero debe realizar el pago a pedido del titular. Sin embargo, con el horneado en línea, el uso de cheques está disminuyendo, ya que son principalmente una forma de realizar transacciones sin efectivo. La persona que tiene el cheque no recibe el pago de inmediato, ya que el banco tarda un tiempo en procesar el pago.

Giro postal

Un giro postal es una forma similar de instrumento negociable como un cheque. Como en el caso de los cheques, un giro ordena al banco que pague una suma específica de dinero al tenedor. La principal diferencia es que para emitir un giro postal, la persona que realiza el pago no necesita tener una cuenta bancaria. Usted paga el giro postal en efectivo y lo envía al beneficiario. El beneficiario luego lo cambia por efectivo de su parte.

A diferencia de los cheques, los giros postales tienen un límite en el valor máximo, generalmente $1000. Aquellos que quieran hacer un pago mayor a través de giros postales tienen que comprar varios de ellos.

RECOMENDADO:  Tipos de racionamiento de capital duro y blando

Tradicionalmente, los giros postales se utilizan cuando el pagador y el beneficiario viven separados en lugares diferentes. Los giros postales internacionales también son comunes, ya que no es necesario cobrarlos en el país de origen.

Billetes de cambio

Las letras de cambio son un medio para cumplir el contrato de pago relativo a la venta de bienes y servicios a crédito. Una letra de cambio tiene tres partes. El librador (que es el dueño del dinero, puede ser alguien que compra bienes a crédito), el librado (la persona a quien el librador da instrucciones para realizar el pago, puede ser un banco), y el beneficiario (la persona que recibirá el dinero, típicamente vendedor). también se conoce como cuentas por cobrar o cuentas por pagar. La fecha de pago en el caso de una letra de cambio se especifica la mayor parte del tiempo. Los vendedores utilizan letras de cambio para que sus ventas a crédito sean legalmente vinculantes para el comprador.

Cheques de viajero

Los cheques de viajero son otra forma de instrumento negociable específico para la necesidad de las personas que van a algún país extranjero. La gente los usa como una alternativa a la moneda extranjera. Sólo las instituciones financieras pueden emitir este instrumento negociable. Los cheques de viajero tienen un número de serie y son por el monto fijo y prepago. Necesitan dos firmas para que se realice la transacción: una en el momento de comprar el cheque y la otra en el momento de cobrarlo. Las dos firmas deben coincidir.

Proporcionan una gran fuente de seguridad para las personas que viajan al extranjero por vacaciones o por negocios, ya que no tienen que llevar consigo una gran cantidad de divisas.

Papeles comerciales

Los papeles comerciales son emitidos por grandes corporaciones para cumplir con sus obligaciones a corto plazo.

Rate this post

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *