Incentivos Laborales: Incentivos para Motivar a los Empleados

Los incentivos significan una remuneración o beneficio adicional para un empleado, en reconocimiento por todos los logros alcanzados. Los incentivos son un gran estimulo para mejorar el rendimiento de los empleados, lo cual es natural que ninguna persona actué sin un propósito detrás. Por tal motivo, las recompensas tienen un alto poder de incentivo para motivar a los empleados de una empresa.

Aparte del incentivo monetario, existen otros tipos de estímulos que pueden ayudar a una persona a mejorar. Esto puede incluir la satisfacción laboral, seguridad labora, promoción laboral y orgullo por el logro. Por lo cual, los incentivos a veces pueden funcionar para poder lograr los objetivos principales. La necesidad de los incentivos pueden ser varios:

  1. Aumentar la productividad.
  2. Conducir o despertar un trabajo de estímulo.
  3. Mejorar el compromiso en el desempeño laboral.
  4. Satisfacer psicológicamente a una persona que conduce a la satisfacción laboral.
  5. Dar forma al comportamiento o la perspectiva del subordinado hacia el trabajo.
  6. Inculcar celo y entusiasmo hacia el trabajo.
  7. Obtener el máximo de sus capacidades para que sean explotadas y utilizadas al máximo.

Por lo tanto, los gerentes deben ofrecer dos tipos de categorías de incentivos para poder motivar a sus empleados:

Incentivos monetarios: este tipo de incentivos satisfacen a los empleados brindándoles recompensas monetarias. El dinero siempre ha sido reconocido como una de las fuentes principales, para satisfacer las necesidades de las personas. El dinero también es muy útil para satisfacer todas las necesidades sociales. Por cual, el dinero satisface las necesidades psicológicas y también aquellas necesidades de seguridad y sociales. Por lo tanto, muchas empresas introducen diferentes planes salariales para poder motivar y estimular a una persona a trabajar.

Incentivos no monetarios: ademas de los incentivos monetarios, existen otros tipos de incentivo que no son financieros, los cuales pueden satisfacer el ego y las necesidades de autorrealizacion de los empleados. Aquellos incentivos que no pueden medirse en términos de dinero, se encuentran en la categoría de incentivos no monetarios. Cada vez que un gerente tiene que satisfacer las necesidades psicológicas de sus empleados, utilizan incentivos no financieros. Los incentivos no financieros pueden llegar a ser:

Seguridad del servicio: la seguridad laboral es un incentivo que brinda una motivación a los empleados. Por lo tanto, si su trabajo se encuentra asegurado, el personal hará todos los esfuerzos necesarios para poder lograr los objetivos de la empresa. Esto es de gran ayuda, debido a que se encuentra muy lejos de la tensión mental, pudiendo brindar lo mejor de si mismo para la empresa.

Elogio o reconocimiento: el elogio es otro de los incentivos no financiero que brinda una gran satisfacción a los empleados. De hecho, muchas veces los elogios suelen ser mas efectivos que cualquier otro tipo de incentivo. Los empleados responden mas a los elogios y tratan de brindar los mejor de sus habilidades.

Esquema de sugerencia: la empresa debe esperar tomar sugerencia e invitar esquemas de sugerencias de los empleados. Esto inculca un espíritu de participación en los empleados. Esto puede realizarse publicando diferentes artículos escritos por empleados para mejorar el ambiente de trabajo, los cuales pueden ser publicados en las revistas de la empresa. Esto es muy útil para poder motivar a los empleados a sentirse importantes y también pueden buscar métodos mas innovadores para poder aplicar en los métodos de trabajo.

Enriquecimiento laboral: otro de los incentivos no monetarios es el enriquecimiento laboral, el cual puede enriquecer el trabajo de un trabajador. Esto puede hacerse aumentando sus responsabilidades o dándole una designación importante. De esta forma, un trabajador eficiente puede obtener trabajos mas desafiantes en lo que puede demostrar su valía. Esto es de gran ayuda para una mayor motivación de los empleados.

Oportunidades de promoción: la promoción es otra de las herramientas mas eficaces para aumentar el espíritu del trabajo dentro de una empresa. Si los empleados reciben diferentes oportunidades para el avance y el crecimiento, se sentirán mas satisfechos, por lo tanto, se comprometerán mas con la empresa.

Todas las herramientas no financieras anteriores, pueden ser enmarcadas de forma efectiva al brindar una concentración al papel de los empleados. La combinación de incentivos financieros y no financieros ayudan a la generación de motivación y entusiasmo para poder trabajar en una empresa.

Incentivos Laborales Positivos

Los incentivos positivos hace referencia aquellos incentivos que dan una garantía positiva, para satisfacer las necesidades y los deseos. Los incentivos positivos suelen tener una actitud muy optimista y generalmente se brindan para satisfacer los requisitos psicológicos de los empleados. Por ejemplo, promoción, alabanza, gratificaciones, reconocimiento y bonificaciones.

Incentivos Laborales Negativos

Los incentivos negativos, son aquellos donde el propósito es corregir el incumplimiento o los errores de los empleados. El propósito principal es la ratificación de los errores para poder obtener resultados mas efectivos. Por lo general, se recurre a incentivos negativos cuando los incentivos positivos no funcionan, por lo que se debe dar un retroceso psicológico a los empleados. Ejemplos: degradación, transferencia, multas y sanciones.

Articulos relacionados

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *