¿Qué es la gestión del flujo de caja?

La gestión del flujo de caja se refiere al proceso mediante el cual una organización mantiene el control sobre la entrada y salida de fondos. El objetivo fundamental de la gestión del flujo de efectivo es garantizar que el flujo de fondos entrantes sea siempre mayor que el saliente, de modo que la empresa tenga un superávit. La gestión del flujo de efectivo también cumple la función auxiliar de garantizar que los fondos excedentes se inviertan o se mantengan de manera inteligente para obtener rendimientos óptimos sobre el capital bloqueado. El dinero o efectivo es el elemento vital de cualquier negocio. Cuando el efectivo deja de circular, todas las operaciones críticas pueden detenerse.

Sin embargo, es importante entender que el flujo de caja no es sinónimo de ganancias. Una empresa puede tener flujos de efectivo positivos y aun así generar pérdidas. La gestión del flujo de caja debe considerarse como una herramienta intermedia entre los pagos a proveedores o bancos y los recibos de los clientes. Busca coordinar a la perfección los pagos y recibos para que el pago a los proveedores sea posible según sus términos de crédito después de considerar el ciclo de pago de los clientes.

El objetivo final de la gestión del flujo de caja es garantizar que la empresa no tenga escasez de efectivo. Una empresa no debe estar atrasada en los pagos a los acreedores. Asimismo, no debe tener deudores antiguos en sus libros. La aparición de tales casos es una señal para que el administrador de flujo de caja se haga cargo.

Importancia de la gestión del flujo de efectivo

Según un estudio de investigación realizado, el 82 % de las empresas fracasan debido a una mala gestión del flujo de efectivo. El estado de flujo de efectivo por sí solo es suficiente para enfatizar la importancia de una buena gestión del flujo de efectivo. Sin embargo, permítanos evaluar más profundamente cómo un buen sistema de gestión de flujo de caja ayuda al éxito operativo.

Solvencia y solvencia

Los flujos de efectivo positivos complacen a los bancos e instituciones financieras. Un flujo de efectivo positivo significa que la empresa disfruta de flujos de efectivo constantes y predecibles. Los bancos prefieren otorgar crédito a tales prestatarios. El pago de la próxima cuota es seguro y confiable. Sin mencionar que la salud del flujo de efectivo también contribuye a la calificación crediticia de una empresa. Las empresas con calificaciones crediticias impresionantes estarán en una mejor posición para recaudar fondos del mercado abierto o buscar inversiones extranjeras. Es digno de mención cómo se puede aprovechar la mera gestión del efectivo a nivel operativo para obtener beneficios tan enormes.

Habilitación de Capex e inversión

El quid de una buena gestión del efectivo radica en mantener flujos de efectivo positivos a lo largo del tiempo. La teoría defiende que el flujo de entrada siempre debe exceder el flujo de salida para asentarse en un superávit. En lugar de permanecer inactivos, estos fondos excedentes podrían invertirse para obtener beneficios. Este sería un caso clásico de “dejar que tu dinero genere dinero para ti”. Además, una empresa que invierte y aparta regularmente una suma también podría incurrir en una compra de CAPEX. ¡Y todo esto es solo por una gestión eficiente del efectivo! Por lo tanto, un buen sistema de gestión del flujo de efectivo también elimina la presión de los flujos de fondos de las actividades operativas para comprar gastos de capital.

Impulsa las relaciones entre proveedores y empleados

Un sistema eficiente de gestión del flujo de caja garantiza que los fondos estén siempre a disposición del gestor. Al sincronizar perfectamente las cuentas por cobrar y por pagar, una empresa siempre estará en condiciones de cumplir con las obligaciones del proveedor a tiempo. Una empresa que paga a tiempo tiene éxito en la construcción de una relación de confianza con el proveedor. También será posible negociar mejores condiciones de crédito con un proveedor satisfecho.

Además, la gestión eficiente del flujo de efectivo garantiza el desembolso oportuno de los gastos regulares, como los salarios. Los salarios regulares mantienen alta la moral de los empleados y son menos propensos a abandonar al empleador por mejores oportunidades en otro lugar. Un mejor control sobre el movimiento de efectivo también mantiene bajo control los casos de hurto y malversación de fondos.

Indicadores de flujo de caja

EBITDA

El EBITDA se utiliza como un indicador de la salud financiera y el potencial de ganancias de una empresa. Representa las ganancias brutas al eliminar el apalancamiento y los gastos fiscales involucrados. La eliminación de impuestos, intereses y depreciación crea un campo de juego parejo. Aunque esto puede parecer un número vago, facilita la comparación de organizaciones entre pares. Por lo tanto, es posible juzgar una empresa únicamente por sus competencias básicas.

EBITDA = Utilidad Neta + Intereses + Impuestos + Depreciación + Amortización

El EBITDA es indicativo de la eficiencia operativa del negocio. Esta fórmula indica las ganancias generadas con las actividades principales antes de que se compren los impuestos y los intereses.

FCFF

El Flujo de Caja Libre a la Firma es indicativo de la caja disponible con el negocio después de haber cumplido con las obligaciones externas. Por lo general, se usa para determinar con qué facilidad la empresa puede pagar el dividendo a sus accionistas y cubrir los cargos fijos por el servicio de la deuda. El FCFF también es una variable importante cuando se trata de la valoración del negocio: se descuenta para llegar al valor presente de los flujos de efectivo futuros.

FCFF = Utilidad Neta + Cargos No Efectivos (Depreciación) + Interés X (1 – Tasa Impositiva) – Inversiones a Largo Plazo – Inversiones en Capital de Trabajo

El FCFF es un indicador muy importante de la salud financiera de la empresa. A diferencia del EBITDA, representa el impuesto y las inversiones. Por lo tanto, revelando en un sentido real la rentabilidad de la empresa.

FCFE

Como sugiere el nombre, el flujo de efectivo libre a la equidad es el efectivo disponible para los accionistas de capital después del pago de todos los gastos y cargos por servicio de la deuda. Los dividendos indican la salida real de efectivo a los accionistas. Por el contrario, FCFE indica el conjunto de efectivo disponible a disposición de los accionistas. FCFE es similar a las ganancias por acción en el sentido de que ambos indican el monto final atribuible a los accionistas.

Un punto importante a entender es la adición de préstamos a FCFE. Los préstamos, aunque una deuda, representan una entrada de efectivo que se utilizaría para promover los objetivos del negocio. El gasto de esta cantidad queda a discreción de los accionistas de capital. Por lo tanto, es apropiado incluir el flujo de efectivo de la deuda en FCFE ya que forma parte del conjunto total de efectivo prescindible para los propietarios.

FCFE = Utilidad neta + Depreciación y amortización + Cambios en WC + Capex + Endeudamiento neto

Hay un punto importante de distinción entre FCFF y FCFE. FCFF indica el efectivo disponible para todos los proveedores de capital de una empresa. Es decir, las fuentes de fondos de capital y deuda se colocan en el mismo soporte. Por otro lado, FCFE indica el efectivo disponible solo para la propiedad (o capital) de la empresa.

Rate this post

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.