Gestión de cartera activa vs pasiva

Al administrar una cartera de inversiones, un inversionista tiene la opción de participar en los fondos y valores que la constituyen o comprarlos y conservarlos. La primera es gestión activa, mientras que la segunda es gestión pasiva. Veamos estos dos en detalle antes de hacer comparaciones.

Active vs Passive Portfolio Management es una distinción entre dos filosofías de inversión en lo que respecta a la gestión de carteras.

Gestión activa de cartera

El principal objetivo de la gestión activa de la cartera es superar los rendimientos de su índice de referencia subyacente. La premisa detrás de la gestión activa es que un administrador de cartera capacitado, respaldado por un equipo de inversión especializado, puede seleccionar dichos valores para una cartera que superaría los rendimientos publicados por su índice de referencia o alguna otra medida relevante del rendimiento de la cartera.

Los inversores pagan una tarifa al administrador de la cartera por su pericia y experiencia en la selección de valores con la expectativa de que su investigación en profundidad arroje resultados favorables, lo que compensará la tarifa, que suele ser más alta que una estrategia pasiva.

Gestión pasiva de carteras

La filosofía de inversión detrás de la gestión pasiva de carteras se basa en la Hipótesis del Mercado Eficiente. Esta teoría postula que los mercados financieros son eficientes en cuanto a precios. Todos los inversores tienen toda la información disponible en todo momento sin información privilegiada que pueda beneficiar a un determinado segmento del mercado. Si este es el caso, entonces hay poco espacio, si es que hay alguno, para que un inversor gane al mercado, lo que hace que la gestión activa sea menos efectiva.

Debido a esto, la gestión pasiva de carteras se enfoca en disminuir los costos, lo que hace siguiendo una estrategia de comprar y mantener que implica una baja rotación de la cartera.

Gestión de cartera activa vs pasiva

Las definiciones antes mencionadas de los dos enfoques de la gestión de carteras describen la diferencia básica en las filosofías de inversión: mientras que la gestión activa cree que se pueden superar los rendimientos del mercado, la gestión pasiva cree que es inútil intentar hacerlo.

Para dilucidar aún más sus diferencias, podemos observar sus fortalezas y debilidades ya que, en su mayor parte, la fortaleza de una estrategia es una debilidad para la otra y viceversa.

Batir las rentabilidades del mercado

Una de las ventajas de la gestión activa de carteras es que ofrece la oportunidad de superar los rendimientos del mercado, y el hecho de que algunos fondos mutuos gestionados activamente obtengan mejores resultados que sus homólogos gestionados pasivamente que tienen el mismo índice de referencia muestra que hay ineficiencias en el mercado que los gestores de carteras cualificados pueden utilizar en su beneficio. Por otro lado, lo mejor que puede hacer la gestión de cartera pasiva es igualar los rendimientos del mercado.

Emprender varias estrategias

La gestión activa también permite a los administradores de cartera emprender diversas estrategias que pueden mitigar los riesgos asociados con segmentos de mercado particulares durante tiempos difíciles. Por ejemplo, si el sector bancario está en apuros debido a un desempeño deficiente o enfrenta dificultades debido a alguna nueva regulación, los administradores activos pueden reducir o eliminar la exposición al sector para reducir el riesgo general de la cartera. La gestión pasiva, por otro lado, ahora permite este beneficio. Para ahorrar costes, una cartera pasiva tiene que mantener en su mayor parte el rumbo que ha elegido y, en el caso mencionado, tendrá que asumir pérdidas.

Bajo costo

Entre los beneficios que brinda la gestión pasiva, el bajo costo es el más importante. Si uno compra un fondo cotizado en bolsa (ETF) que replica un índice como el S&P 500 o Russell 3000 u otros, puede obtenerlo pagando una tarifa muy baja en comparación con casi todos los productos administrados activamente. Además, existen ETF pasivos para casi todos los segmentos del mercado, según la capitalización de mercado, la industria y la geografía, que los inversores pueden usar para diversificar las inversiones en todo el espectro sin dejar de pagar una tarifa baja.

Transparencia

La transparencia también se puede atribuir a las carteras pasivas, específicamente cuando se trata de ETF. Estos fondos divulgan sus tenencias cada día después del cierre de la negociación, manteniendo así informados a los inversores en todo momento. Por otro lado, dado que las estrategias de gestión activa están diseñadas para vencer al mercado, los gestores de cartera se muestran cautelosos con respecto a sus posiciones. Incluso entre los fondos mutuos, las tenencias de cartera generalmente se divulgan solo una vez por trimestre.

Impuesto eficiente

Además, dado que la rotación de la cartera en la gestión pasiva de la cartera es baja, esta estrategia es más eficiente desde el punto de vista fiscal que la gestión activa, en la que las carteras se reequilibran con bastante frecuencia en un intento de ofrecer una rentabilidad superior a la del mercado, lo que, a su vez, genera mayores costes.

Dado que el costo es un factor tan importante, veamos cómo puede afectar las inversiones.

Impacto de los costos en las inversiones

Para este ejemplo, ignoremos los retornos por un tiempo mientras establecemos la premisa.

Supongamos una cartera con un valor de $ 100.000. En el primer caso, la cartera está íntegramente invertida en estrategias de gestión activa, cuyo coste es del 1,75% anual. Esto equivale a $ 1,750 en un año. Esto significa que cualquiera que sea la estrategia que arroje como retornos al final del año, el costo mencionado reducirá esos retornos en esa medida.

Deje que la cartera se invierta completamente mediante técnicas de gestión pasiva de carteras en el segundo caso. Dado que estas técnicas son generalmente mucho más baratas que las estrategias de gestión activa, supongamos que el gasto es del 0,5 %. Esto equivale a $ 500 al año.

Por lo tanto, incluso antes de hablar de rendimientos, la cartera gestionada activamente necesitará ganar $1250 más que la gestionada pasivamente para obtener los mismos rendimientos absolutos.

Ahora volvamos a traer los rendimientos a la comparación.

Supongamos que la gestión activa de la cartera produce un rendimiento del 10 % anual, mientras que la gestión pasiva de la cartera produce un 9 %. En términos absolutos, la estrategia activa daría como resultado un valor de cartera total de $110 000, mientras que la estrategia pasiva daría como resultado $109 000. Pero cuando ajustamos estos valores por los gastos asociados con las respectivas estrategias, la estrategia activa da como resultado un valor de cartera total de $108,250. En contraste, la estrategia pasiva da como resultado un valor de cartera total de $108,500.

Por lo tanto, la estrategia de gestión pasiva de carteras da como resultado mayores ganancias incluso después de devolver menos que las técnicas de gestión activa de carteras.

Conclusión

El ejemplo mencionado es solo para resaltar la importancia de los costos en las inversiones. No quiere decir que la gestión pasiva de la cartera sea necesariamente o siempre mejor que la gestión activa.

Dado el perfil de riesgo y el horizonte temporal de un inversor, una combinación de ambas estrategias podría generar resultados óptimos en lugar de elegir una sobre la otra.

Rate this post

Articulos relacionados

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *