Gasto recurrente: ¿Qué es un gasto recurrente?

Un gasto recurrente es cualquier costo que experimenta una empresa a intervalos regulares y que se requiere para operar el negocio.

La diferencia entre un gasto normal y un gasto recurrente es que un gasto normal es un costo experimentado una o varias veces, pero no de forma regular. Por otro lado, un gasto recurrente ocurre repetidamente con una fecha de vencimiento fija, por ejemplo, el 1 de cada mes.

Los gastos recurrentes son generalmente la misma cantidad en cada período de pago.

Ejemplos de gastos recurrentes

Un gasto recurrente puede ser cualquier costo en el que incurra una empresa de forma regular. Algunos ejemplos pueden incluir:

  • Alquilar
  • Suscripciones de software
  • Pagos de salario
  • Pagos hipotecarios
  • Pagos de coche
  • Facturas de teléfono

Estos costos tienen un patrón de pago claro y son costos continuos y esperados para una empresa. Estos se pueden dividir en gastos generales recurrentes y gastos administrativos recurrentes.

Los gastos generales recurrentes son costos recurrentes que no pueden vincularse fácilmente a una función específica de la empresa, sino que ayudan a la función empresarial en general. Esto puede incluir el alquiler de una oficina en la que se encuentran todos los departamentos.

Los gastos administrativos recurrentes son costos recurrentes que están directa o indirectamente vinculados a la administración y gestión de una empresa. Esto puede incluir una suscripción a un software de facturación que ayuda al departamento de contabilidad a realizar un seguimiento de las finanzas.

Gastos recurrentes en sus informes contables

Los gastos recurrentes se mostrarán en sus informes contables importantes, como el estado de pérdidas y ganancias y el balance general. La forma en que se registra puede diferir según la forma en que su departamento de contabilidad ejecuta los informes.

En el estado de pérdidas y ganancias, los gastos recurrentes se mostrarán en «costos indirectos» y, por lo general, se desglosarán en diferentes categorías, como «oficinas» e «instalaciones y edificios». Esto significa que los gastos se reflejarán en los ingresos operativos totales.

En el balance general, los gastos recurrentes se incluirán como pasivos y pueden dividirse en obligaciones a corto y largo plazo.

Articulos relacionados

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *