Estructura de Capital en General

Toda empresa necesita capital para respaldar sus operaciones. La estructura de capital es una combinación de varias fuentes de financiación. Para ser más específicos, la estructura de capital es una relación de pasivos a corto y largo plazo con capital. Dependiendo de las fuentes de financiación, podemos clasificarlas como capital prestado (o deuda) y capital social (propietario). Juntos, forman el capital empleado de la empresa.

Las empresas con ingresos y flujos de efectivo operativos inestables deben limitar el capital prestado. Por otro lado, las empresas con flujos de efectivo más estables tienen más libertad para atraer fondos prestados. Pero todavía queda la pregunta de si los fondos prestados son «mejores» que el capital. En caso afirmativo, ¿debe la empresa estar totalmente financiada con deuda o debe tener acciones en su estructura de capital? ¿Y cuál es la proporción óptima de fondos prestados y capital?

Lea nuestro artículo detallado Estructura de capital y sus teorías para saber más sobre qué es la estructura de capital y cuáles son sus teorías.

Respondamos estas preguntas y expliquemos brevemente los factores que afectan las decisiones de estructura de capital.

Factores que afectan las decisiones sobre la estructura de capital

Los factores clave que afectan las decisiones de estructura de capital son los siguientes:

Costo del capital social

Cuando la empresa decide tener más capital social, debe tener en cuenta el costo del capital social. Hay una conclusión errónea común de que la equidad es libre de cualquier costo. Pero eso no es cierto. No nos olvidemos de los dividendos. Si el propietario puede obtener, digamos, el 40% de los ingresos netos como dividendos, el costo del capital puede superar fácilmente el costo del capital prestado. El desarrollo empresarial se basa únicamente en la reinversión de las ganancias en capital. Puede reducir algunos riesgos financieros pero disminuir significativamente la velocidad de crecimiento del negocio. Atraer fondos prestados (con la estrategia correcta) puede aumentar significativamente los ingresos del propietario mediante la introducción de apalancamiento financiero. Esto es mayormente cierto para las pequeñas y medianas empresas, que a menudo infrautilizan la capacidad de endeudamiento en sus negocios.

Factores que afectan las decisiones de estructura de capital

Costo de la deuda

Por supuesto, la deuda tampoco es gratis. Los intereses y cargos pagados a los prestamistas forman el costo de capital. Cuanto menor sea el costo, más deuda se puede utilizar. Una ventaja de la deuda es que los intereses pagados son deducibles para calcular el impuesto sobre la renta. Por lo tanto, cuanto más se utiliza la deuda, menor es la tasa impositiva efectiva de la empresa.

Costos de flotación

La emisión de capital social tampoco es posible sin incurrir en costos de flotación adicionales. Estos costos incluyen varias tarifas relacionadas con la suscripción, el corretaje y la recepción de la aprobación regulatoria. En general, los costos de emitir capital social son mayores que los de emitir deuda.

Flexibilidad Financiera

Todo va bien para las empresas cuando los consumidores reciben bien sus productos. Los problemas vienen durante una recesión. Incluso durante la desaceleración, la empresa necesita funcionar y, por lo tanto, necesita capital. Pero se vuelve muy difícil para una empresa reunir capital en tiempos malos. Por lo tanto, independientemente del auge del negocio y la economía, el negocio siempre debe descontar los malos tiempos y no estirar demasiado sus capacidades.

Sería bueno para una empresa confiar en el capital del propietario durante ese período. Reduce su obligación de hacer pagos fijos. Y, por tanto, evita una situación de quiebra. Por lo tanto, esto determina que el capital prestado también tenía sus propias desventajas.

cambio de control

Cuando el capital social no se recibe de los accionistas existentes (propietarios), pueden surgir problemas de cambio de control. La emisión de nuevas acciones en el mercado abierto (es decir, en OPI o FPO) introduce nuevos accionistas que pueden tener una comprensión significativamente diferente de cómo se debe administrar la empresa. Y, si tienen una gran participación en la empresa, pueden surgir conflictos societarios. Si los propietarios actuales quieren tener el control final sobre las operaciones y carecen de fondos adicionales, la emisión de acciones a los nuevos accionistas puede ser inapropiada. Por lo tanto, la deuda es más adecuada para el financiamiento en tales casos.

Marcos Regulatorios

Varios marcos regulatorios a menudo prescriben qué proporción de capital debe tener una empresa en su estructura de capital. Por ejemplo, los bancos están fuertemente regulados por los bancos centrales. Bajo el capital de Basilea III, el marco debe tener no menos del 8% de sus activos ponderados por riesgo financiados por capital social y deuda subordinada. El aumento de la deuda también suele imponer varios convenios de deuda que restringen la proporción de deuda que se le permite tener a una empresa.

Naturaleza del negocio y riesgo

Hay un riesgo en cada negocio. Sin embargo, el riesgo difiere de una empresa a otra, de una industria a otra, de la naturaleza del producto o servicio proporcionado, etc. Por ejemplo, una empresa en el negocio de los servicios públicos tendrá menos fluctuaciones estacionales que una empresa en la industria de la moda. Por lo tanto, una empresa minorista de moda generalmente se centrará más en el índice de endeudamiento óptimo que una empresa de servicios públicos. Un índice de activos de deuda más bajo haría que los inversionistas se sintieran mejor acerca de la capacidad de la empresa para cumplir con sus responsabilidades, incluso en situaciones adversas.

Riesgo de endeudamiento excesivo

Al aumentar la participación del capital de deuda, la empresa debe tener en cuenta los riesgos crecientes. Los analistas utilizan varios índices para evaluar los riesgos de una empresa provenientes del capital de deuda. El índice de cobertura de intereses (ICR, por sus siglas en inglés) muestra la capacidad de una empresa para pagar su deuda mediante el pago de intereses y se calcula como el índice EBIT a gastos por intereses. Cuanto mayor sea este ratio, mayor proporción de deuda podrá tener la empresa. Los propietarios y analistas también deben considerar que este índice no es suficiente para concluir que la empresa realmente tiene suficientes flujos de efectivo para pagar intereses.

Flujo de caja operativo

La estructura de capital, en cierta medida, también se ve afectada por el costo fijo. Si una empresa utiliza una proporción muy alta de costos fijos en el costo total, puede amplificar la variabilidad en las ganancias futuras. Si el apalancamiento operativo es alto, hay más posibilidades de que el negocio fracase, y la empresa podría incluso ir al borde de la quiebra. Por lo tanto, la administración debe adoptar un enfoque equilibrado para obtener una combinación perfecta de estructuras de capital. Para saber eso, es importante comprender la posición de flujo de efectivo de la empresa, que puede indicar si se pueden pagar los intereses pendientes. El índice de cobertura del servicio de la deuda se calcula como el ingreso operativo neto sobre las obligaciones de deuda (deuda con vencimiento en un año e intereses) y está libre de las limitaciones de ICR.

Estructura de capital de otras empresas

Ninguna empresa existe aislada de su industria y de sus rivales, por lo que la estructura de capital de otras empresas también es importante. Las empresas de una industria producen productos casi similares y utilizan fuentes de financiación y combinación de deuda/capital similares. Por lo tanto, al tomar decisiones sobre la estructura de capital, es útil echar un vistazo a la deuda/capital prevaleciente en una industria seleccionada.

Actitud de la gerencia

La estructura de capital de una empresa también depende de si la gestión es conservadora o agresiva. Una administración más agresiva no tendría miedo de asumir un riesgo y, por lo tanto, una mayor deuda definitivamente no será un problema. Por otro lado, la gerencia conservadora preferiría un menor riesgo incluso si eso significa rendimientos comparativamente más bajos.

Etapa del ciclo de vida empresarial

Una empresa pasa por una serie de etapas en su ciclo de vida y para evaluar el capital de la empresa. Es crucial entender en qué etapa se encuentra en este momento. Las empresas generalmente atraen solo capital social cuando comienzan a hacer negocios debido a la falta de garantías, y el historial crediticio ofrece pocas opciones para atraer inversores. Pero el uso de fondos prestados ayuda a acelerar significativamente el desarrollo comercial porque la acumulación de ganancias es un proceso largo. Tal economía en el tiempo ayuda a que la empresa crezca más rápido y maximice las ganancias.

Crisis financiera

En un período de crisis, las empresas suelen desarrollar planes de continuidad del negocio y la rentabilidad del capital disminuye. En este punto, la empresa atrae más fondos prestados para cumplir con sus obligaciones a corto plazo y la participación accionaria en la estructura de capital se reduce (lo que evidencia una crisis en la empresa).

Conclusión

La empresa, sobrecargada de deuda, parece menos fiable para las contrapartes y los inversores; pueden empezar a buscar oportunidades más atractivas. Por otro lado, cuando la proporción de fondos prestados es demasiado baja, no se utiliza completamente una fuente de financiación más barata, lo que conduce a una menor rentabilidad del capital. La decisión óptima sobre la estructura de capital será la que tenga el menor costo de capital. Una de las implicaciones más simples de la teoría de la estructura de capital es el llamado enfoque tradicional de la estructura de capital.

En resumen, al revisar los factores que afectan la decisión de estructura de capital de una empresa, es importante recordar que el patrimonio se caracteriza por lo siguiente:

  • Simplicidad en la crianza (no se necesita aprobación, solo decisión del propietario)
  • Una alta tasa de rendimiento del capital invertido ya que no se pagan intereses sobre los fondos prestados
  • Bajo riesgo de perder solvencia y por lo tanto menor riesgo de quiebra
  • El capital es limitado, por lo que es imposible aumentar significativamente el tamaño de la empresa.
  • No se utiliza el apalancamiento y el rendimiento total es menor de lo posible

Los fondos prestados (deuda) tienen las siguientes ventajas y desventajas:

  • La gran cantidad de capital a recaudar (dada la garantía o colateral apropiado)
  • Posibilidad de desarrollar negocios rápido
  • Puede mejorar el rendimiento del capital
  • Más difícil de atraer porque los prestamistas buscan su propia relación riesgo-rendimiento óptima
  • Menor solvencia de la empresa
Rate this post

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.