EBIT y EBITDA son los dos indicadores de rentabilidad más comunes. EBIT es la ganancia total de una entidad derivada antes de deducir los intereses e impuestos de una entidad. Mientras que el EBITDA son las ganancias totales de una entidad antes de deducir intereses, impuestos, depreciación y amortización. Si observamos ambos términos, la diferencia entre los dos es solo ‘DA’ (depreciación y amortización). Por lo tanto, muchos usan ambos términos para transmitir lo mismo. Sin embargo, en realidad, los dos términos son muy diferentes entre sí. Para comprender mejor estos dos términos, debemos comprender las diferencias entre EBIT y EBITDA.

EBIT vs EBITDA – Diferencias

Las siguientes son las diferencias entre EBIT y EBITDA:

Significado

El EBIT es el beneficio después de deducir todos los gastos operativos de una empresa. Los únicos gastos que no consideramos al calcular el EBIT son los intereses de la deuda y los impuestos. Ayuda a estudiar el desempeño de las operaciones principales de la empresa sin ninguna influencia de la estructura de capital.

Por otro lado, el EBITDA es la utilidad de la entidad después de deducir todos los gastos operativos, excluyendo depreciación y amortización. Las cifras de EBITDA indican y nos dan una idea real de la eficiencia operativa de la entidad. Se debe a que la depreciación y la amortización son elementos que no son en efectivo y que permanecen en la empresa. O bien, no hay salida de efectivo para estos artículos.

¿Qué está incluido o excluido?

Para EBIT, incluimos depreciación y amortización pero no intereses sobre deudas e impuestos. Al excluir los intereses y los impuestos, separamos los aspectos financieros de las operaciones de un negocio. En otras palabras, podemos decir que separa el impacto de la estructura de capital de la empresa en el desempeño operativo central.

Para el EBITDA, no consideramos la depreciación y amortización, así como los intereses de la deuda y los impuestos. Al eliminar estos dos elementos adicionales además de las cifras de EBIT (depreciación y amortización), también eliminamos los gastos que no son en efectivo de los ingresos operativos.

¿Qué representan?

EBIT es una aproximación de la ganancia operativa de una empresa, o da resultados de operaciones en base devengado. Por otro lado, el EBITDA es una estimación del flujo de caja de las operaciones.

¿Por qué calcular?

El EBIT ofrece una visión general del rendimiento de la actividad principal de la empresa o de las operaciones comerciales. Hay casos en que los intereses y los impuestos distorsionan el panorama financiero. La cifra de ingresos netos puede no dar una imagen precisa de una empresa con operaciones rentables pero con una estructura de capital deficiente. Por lo tanto, EBIT es la mejor medida para saber qué tan bien maneja una empresa sus operaciones comerciales principales.

Por otro lado, el EBITDA también es un indicador de la salud operativa de una empresa, pero excluye los gastos nocionales. La depreciación es uno de esos ejemplos de gastos nocionales, ya que no hay una salida de efectivo real. Entonces, si uno necesita comprender y evaluar los flujos de efectivo y el desempeño operativo, el EBITDA es la medida de referencia.

¿Como calcular?

Podemos calcular tanto el EBIT como el EBITDA de múltiples formas.

A continuación se muestra cómo podemos calcular el EBIT:

EBIT = Ingresos totales : todos los gastos operativos (incluidas la depreciación y la amortización)

o EBIT = Ingresos Costo de bienes vendidos (COGS) Gastos operativos

o EBIT = Utilidad Neta + Intereses + Impuestos

Podemos calcular el EBITDA de las formas mencionadas a continuación:

EBITDA= Utilidad Operativa + depreciación y amortización

o EBITDA = Utilidad Neta + Intereses + Impuestos + Depreciación y Amortización

o EBITDA = EBIT+Depreciación+Amortización

El EBIT es popular entre los analistas cuando analizan una empresa que requiere menos capital, como una empresa de tecnología. Por otro lado, los analistas prefieren el EBITDA cuando analizan sectores intensivos en capital o empresas que amortizan cantidades masivas de activos tangibles, como Bienes Raíces y Aviación. Si usamos EBIT para tales empresas, entonces una gran cantidad de depreciación y amortización podría eclipsar las ganancias operativas. No obstante, la decisión de utilizar EBIT o EBITDA para empresas intensivas en capital es de los analistas.

Adquisición

Es más probable que un analista valore la empresa objetivo utilizando el EBITDA con fines de adquisición. Es porque la valoración generalmente se basa en los flujos de efectivo.

Más fácil de calcular

El EBIT es relativamente más fácil de calcular que el EBITDA utilizando el estado de resultados. Es porque los números de depreciación y amortización no siempre aparecen claramente en el estado de resultados. La mejor manera de calcular el EBITDA es utilizando el estado de flujo de efectivo.

Ejemplo

Tomemos un ejemplo para comprender mejor las diferencias entre EBIT y EBITDA. En esto, también veremos el uso de EBIT y EBITDA para empresas intensivas en capital y menos intensivas en capital.

Hay dos empresas: la empresa A (una empresa de servicios) y la empresa B (una empresa de fabricación). Ambas empresas tienen ingresos y gastos idénticos de $50 000 y $30 000, respectivamente. Dado que la Compañía B es una empresa intensiva en capital, tiene un gasto de depreciación y amortización de $15,000. La empresa A es una empresa de servicios que no tiene tales costos.

En este caso, el EBIT y el EBITDA de la empresa A y B serán:

EBIT Compañía A = $50,000 menos $30,000 = $20,000

El EBITDA para la Compañía A también será de $20,000 ya que no tiene gastos de depreciación y amortización.

EBIT para la Compañía B = $50,000 menos $30,000 menos $15,000 = $5,000

EBITDA para la Compañía B = $50,000 menos $30,000 = $20,000

Si bien ambas empresas tienen los mismos ingresos y gastos operativos, la presencia de costos no monetarios marcó una diferencia considerable en el EBIT de ambas.

EBIT y EBITDA – Limitaciones

Las siguientes son las limitaciones de usar EBIT vs EBITDA:

  • GAAP no considera ambos como una medida estándar para informar números financieros. Se debe a que las empresas pueden hacer un mal uso de ellos para ocultar sus números financieros reales.
  • Las empresas con altos gastos de capital pueden tener una diferencia considerable entre el EBIT y el flujo de caja real. Además, el uso de EBIT como una medida para tales negocios podría no dar una idea de los importantes gastos de capital para sostener un negocio. Por lo tanto, los analistas deberían usar tanto el EBIT como el EBITDA para empresas intensivas en capital.
  • Warren Buffett no favorece el EBITDA. Buffett cree que las empresas lo usan para disfrazar sus finanzas.

Ultimas palabras

Si bien tanto el EBIT como el EBITDA son una parte esencial del análisis financiero, no se incluyen en el estado de resultados. Porque las normas GAAP (principios de contabilidad generalmente aceptados) no contemplan esto. Por lo tanto, la empresa o el analista deben calcularlo por separado, ya que no forman parte de los estados financieros.

Lea también: EV a EBITDA.

Rate this post

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *