La Doctrina Friedman o la Teoría del Accionista se relaciona con la ética empresarial. Según esta teoría, el objetivo de una empresa debe ser maximizar los rendimientos para los accionistas. El único negocio del negocio es hacer negocios y ganar dinero.

Milton Friedman, un economista estadounidense, ideó esta teoría en 1970. La teoría, que apareció en el New York Times en 1970, sugiere que una empresa no tiene ninguna responsabilidad social hacia la sociedad. En cambio, su compromiso más significativo es con sus accionistas.

Friedman argumenta que los ejecutivos son meros empleados de los propietarios. Por lo tanto, primero deben brindar un servicio de calidad a los propietarios. Además, los accionistas son los dueños de una empresa y deben trabajar para satisfacer a sus accionistas.

Friedman Doctrine también señala que los accionistas deben tomar decisiones comerciales clave. O bien, un extraño no debe tomar decisiones que puedan afectar a los accionistas.

Doctrina Friedman y Responsabilidad Social

Según la teoría del accionista, una empresa no tiene responsabilidad social a menos que los accionistas así lo decidan. La teoría establece que la autoridad para determinar la responsabilidad social debe recaer en los accionistas, no en los gerentes o ejecutivos.

Asimismo, son los accionistas quienes deben decidir sobre el uso de los recursos de la empresa para fines sociales. La responsabilidad social, como ofrecer servicios sociales, suele ser intensiva en capital. Por lo tanto, impactan los recursos financieros de una empresa. Por lo tanto, son los accionistas quienes deciden el uso de los recursos financieros.

Según Friedman, no debe ser obligatorio que una empresa asuma responsabilidades sociales. En cambio, la decisión final debe recaer en los accionistas.

Junto con la responsabilidad social, esta teoría también cubre muchos otros temas cruciales, como el papel de los directores, la evaluación y medición, la compensación y más.

Influencia de la Doctrina Friedman

Siempre que surge una pregunta como para qué sirven las empresas, la Doctrina Friedman es la primera respuesta. Además, cada libro de escuela de negocios establece que el objetivo de una empresa es maximizar el valor para los accionistas.

Desde su introducción, varias empresas han seguido la teoría del accionista. La mayoría de las empresas trabajan actualmente para maximizar el valor de los accionistas, en lugar de centrarse en la RSC (responsabilidad social corporativa).

Estas empresas tienen como objetivo aumentar las ganancias porque esto es lo que más les importa a los accionistas. Además, al asignar recursos, los ejecutivos de dichas empresas dan preferencia a maximizar el valor para los accionistas.

A lo largo de los años, varios estudios, investigadores y expertos también han confirmado la influencia de esta teoría en el dictado del funcionamiento de la empresa. Por ejemplo, los profesores de la Universidad de Harvard, Joseph Bower y Lynn Paine, encontraron evidencia de que la teoría influye en la comunidad financiera y en los propietarios.

Crítica

La Doctrina Friedman es muy popular y relevante incluso después de 50 años de su creación. Sin embargo, también ha recibido críticas. Desde la perspectiva de la sociedad, esta teoría es individualista. Los que están en contra de la teoría creen que carece de casi todos los frentes, ya sea financiero, económico, legal, moral y social.

Los críticos argumentan que esta teoría da importancia a los accionistas y descuida a la sociedad. Creen que junto con los accionistas, una empresa también necesita una comunidad para tener éxito. Es porque una empresa finalmente vende sus productos a la comunidad. Además, la buena voluntad que crea una empresa en la comunidad la ayuda a tener éxito. Por lo tanto, una entidad también tiene una responsabilidad hacia la sociedad.

Además, la Doctrina Friedman también ha recibido críticas por enriquecer a unos pocos corporativos a expensas de la comunidad. Incluso Paine y Bower, que apoyan esta teoría, creen que la doctrina tiene algunos efectos secundarios negativos. Estos incluyen la presión de los accionistas activistas y el agotamiento de la gerencia para aumentar las ganancias de los accionistas.

Muchos también argumentan que maximizar el valor de los accionistas es la causa fundamental de la mayoría de los males que aquejan actualmente a la sociedad. Estos males son la desigualdad racial, la desigualdad económica, las adquisiciones hostiles, el cambio climático y más.

Otra crítica es que esta teoría no cubre las consecuencias de que los ejecutivos dobleguen la ley para maximizar el valor de los accionistas. Según la teoría, una empresa debe operar dentro de la ley para generar ganancias para los accionistas. Sin embargo, hay varios casos en los que los ejecutivos eluden o tuercen las reglas para obtener más ganancias.

Ultimas palabras

Las empresas todavía siguen de cerca la Doctrina Friedman y creen que maximizar los rendimientos para los accionistas también beneficiará a la sociedad. Las cosas, sin embargo, están cambiando lentamente. Business Roundtable, un grupo de directores ejecutivos de las principales empresas, llegó recientemente a un consenso para eliminar el enfoque exclusivo en los accionistas. En cambio, acuerdan tomar decisiones que beneficien a todas las partes interesadas.

Business Roundtable representa a 181 directores ejecutivos de las empresas más grandes que representan alrededor del 30% de la capitalización total del mercado. Su decisión se presenta como un cambio significativo para los directores ejecutivos que hasta ahora se enfocaban solo en la maximización de ganancias. Sin embargo, será interesante ver hasta qué punto estos directores ejecutivos ahora cambian su enfoque de los accionistas a las partes interesadas. Por lo tanto, el consenso actual de los líderes empresariales, inversores, legisladores y miembros destacados de la comunidad académica es hacia el capitalismo de las partes interesadas.

Rate this post

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *