Tanto la compra a plazos como la venta a plazos son métodos populares de financiación de bienes. Estos métodos son diferentes en términos de su opción de compra, derecho de rescisión y transferencia de propiedad. La compra a plazos se define como un acuerdo entre el arrendatario (comprador o usuario) y el vendedor de un activo mediante el cual el vendedor permite al arrendatario utilizar el activo a cambio de un pago regular a plazos por el precio de compra. El comprador también tiene la opción de adquirir los bienes mediante el pago de todos los plazos. Mientras que la compra a plazos se define como otro método de financiación de los bienes/activos de capital mediante el cual el comprador compra los bienes, pero el pago se realiza en cuotas más pequeñas. Veamos más sobre la diferencia entre el sistema de compra a plazos y el de compra a plazos.

Sistema de compra a plazos versus compra a plazos

Tanto la compra a plazos como la compra a plazos pueden parecer similares, ya que ambas son un método de financiación y el pago en ambos casos se realiza en partes más pequeñas. Es interesante conocer las diferencias entre los dos en esa impresión. A continuación se presentan los puntos de diferencias entre el sistema de compra a plazos y el de compra a plazos.

Tiempo de compra y propiedad

En el caso de la compra a plazos, el acto de compra sólo tiene lugar cuando el pago total se hace a la empresa financiadora. Significa después de realizar el pago de los últimos cargos/cuotas de alquiler solamente; los bienes se consideran comprados o si el comprador o arrendatario paga por adelantado en una suma global entre el período acordado para la compra de los bienes. En el caso de una compra a plazos, la compra ocurre tan pronto como se formalice el acuerdo entre el comprador y la compañía financiera. En la compra a plazos, tanto la propiedad como la compra se retrasan hasta el pago completo, mientras que en la compra a plazos, la compra y la propiedad se realizan antes del pago completo.

Opción / Derecho a Terminar

En el caso del contrato de compra a plazos, el arrendatario tiene la opción/derecho a rescindir el contrato y devolver los bienes, mientras que no existe tal derecho u opción disponible para el comprador en el caso de una compra a plazos. Esto se debe a que la compra no ha tenido lugar en el caso de la compra a plazos, sino que tiene lugar sólo al principio.

Cargos a plazos/de alquiler

El pago mensual o de período en la compra a plazos se denomina cuota, mientras que, en el acuerdo de compra a plazos, se denomina cargos de alquiler. La cuota deriva su valor del período de tiempo, el valor de venta de un activo y la tasa de interés. Por el contrario, los cargos de alquiler son una función de dos factores adicionales, a saber. opción de terminación y reparaciones y mantenimiento. Idealmente, la cuota debería ser menor que los cargos de alquiler por el mismo activo. Por lo tanto, la compra a plazos es un sistema costoso en comparación con la compra a plazos.

En la compra a plazos, todos los riesgos corren a cargo de la empresa financiadora hasta el último pago del arrendatario porque es el propietario oficial del bien hasta ese momento. En las compras a plazos, los riesgos corren a cargo del comprador desde el primer día. Del mismo modo, la reparación y el mantenimiento es el quebradero de cabeza del financista en el caso de la compra a plazos y del comprador en el caso de la compra a plazos.

Derecho a vender o transferir

El propietario de los bienes siempre ejerce el derecho de venta o enajenación. En el caso de la compra a plazos, este derecho corresponde a la sociedad financiadora o vendedora, en su caso, por ser éstos los propietarios del bien. En el caso de una compra a plazos, es con el comprador porque se convierte en propietario el día que firma el contrato.

El valor predeterminado de cuotas/cargos de alquiler

Cuando un arrendatario no cumple con el pago de los cargos de alquiler, el financista tiene derecho a perder el dinero pagado hasta esa fecha y recuperar la posesión de los bienes. Mientras que en la compra a plazos, la cuota pagada no se pierde y el financista es responsable de recibir las cuotas restantes.

Conclusión

En esencia, el sistema de compra a plazos es adecuado para los compradores que necesitan el activo por un período corto o no están seguros de las necesidades a largo plazo. El colchón de devolver el activo les da este apalancamiento. Un sistema de cuotas es útil para quienes están seguros de utilizar el activo hasta su vida útil y para quienes son capaces de asumir la responsabilidad del activo en términos de su reparación y mantenimiento y su desgaste. 

Rate this post

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *