Una acumulación es un gasto o ingreso incurrido en un período para el cual ninguna factura o pago cambió de manos al final de ese período.

Las acumulaciones son montos no contabilizados que aún se adeudan al final del período o año contable . Si se desconoce el monto, se deben realizar estimaciones y agregarlas a los gastos para generar una imagen precisa de la empresa en el estado de pérdidas y ganancias .

Las acumulaciones permiten que una empresa mantenga registros completos de las ventas y los gastos, incluso si el pago aún no se ha realizado o recibido por los bienes o servicios prestados.

¿Por qué utilizar acumulaciones?

El uso de acumulaciones permite que una empresa vea más allá del simple flujo de caja. En un enfoque de contabilidad basada en efectivo , una empresa registra solo las transacciones en las que el efectivo cambia de manos. Las acumulaciones forman la base de la contabilidad de devengo e incorporan todas las transacciones, incluidas las cuentas por cobrar , las cuentas por pagar , los salarios de los empleados, etc. El registro de una cantidad como devengo proporciona a la empresa una visión más completa de su situación financiera. Proporciona una descripción general del efectivo adeudado y el crédito otorgado, y permite a una empresa ver los ingresos y gastos futuros en el siguiente período fiscal.

Las acumulaciones se utilizan para:

  • Beneficios que la empresa ya ha obtenido pero por los que aún no se ha realizado el pago, o
  • servicios que ya se han prestado pero por los que aún no se ha recibido el pago

Tipos de devengos:

Existen algunos tipos de devengos, pero la mayoría caen dentro de uno de los dos tipos principales: devengos de ingresos y devengos de gastos.

  • Gasto: cuando una empresa ha recibido servicios o bienes, pero aún no se ha realizado el pago. Por ejemplo, una cuenta por cobrar. En otras palabras, una empresa recibe una factura de teléfono móvil en enero de un período anterior (diciembre del año anterior), esto se registraría como un gasto devengado.
  • Ingresos: cuando los servicios o bienes han sido proporcionados por la empresa, pero aún no se ha recibido el pago. Un ejemplo es el alquiler de un espacio de oficina que aún no se ha pagado en su totalidad, pero se espera que se pague en el próximo período fiscal.
Rate this post

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *