Significado de deflación

La deflación es la reducción persistente y considerable de los precios de los bienes y servicios en una economía. La caída de los precios debería ser persistente y continuar durante algún tiempo y no unos pocos días o una semana. Además, debería ser una caída considerable y no solo una menor para ser denominada deflación.

El poder adquisitivo del dinero aumenta durante el período de deflación, lo que significa que se pueden comprar más bienes con la misma cantidad de dinero que se tiene. La deflación a largo plazo se convierte en recesión y, por lo tanto, es muy peligrosa. Puede conducir a una crisis financiera con aumento de la pobreza, pérdida de empleos, quiebras, incumplimientos y salida de inversiones de la economía.

Causas de la deflación

Las causas importantes de la deflación son:

La política monetaria

La política monetaria del Banco Central juega un papel importante en la causa de la deflación. El banco central, ante la insistencia del gobierno, puede reducir la oferta monetaria en el mercado y aumentar las tasas de interés para controlar una fase inflacionaria. También puede ocurrir después de la inyección artificial de dinero en la economía durante largos períodos. Una reducción en la oferta monetaria resultará en menos efectivo en manos de la gente para gastar. Los niveles de producción siguen siendo los mismos, lo que resulta en un exceso de oferta en el mercado. Conducirá a una caída en los precios de los bienes y servicios. Un punto a tener en cuenta aquí es que los términos deflación y desinflación suenan muy similares, pero ambos son diferentes entre sí.

Caída de la demanda

La demanda general en la economía también puede seguir cayendo en el momento de la caída de los precios. Los compradores esperarán que los precios bajen aún más y preferirán esperar para comprar. La demanda no se recupera incluso con una caída de los precios, ya que el público espera una mayor reducción de los precios. Este círculo vicioso se denomina espiral deflacionaria.

RECOMENDADO:  Activos vs Pasivos Todo lo que necesitas saber

La gente también tiende a acumular dinero en tiempos de deflación. Reducen el consumo, a la espera de una nueva caída de los precios. El flujo de dinero y la rotación en la economía se reducen y dan como resultado una crisis de liquidez. Además, conduce a una disminución de la demanda.

Innovación y tecnología

La implementación de nueva tecnología en el proceso de producción o la innovación de un nuevo producto, método o idea puede conducir a una mayor producción y eficiencia en la economía. Los productores pueden experimentar una disminución en los costos de los insumos debido a las economías de producción a gran escala. Pasar los costos más bajos, así como el aumento de la oferta, puede resultar en una caída de los precios en el mercado.

Efectos

La deflación paraliza el crecimiento de la economía. Una caída continua de la demanda y el precio obliga a los fabricantes a ralentizar la producción y eliminar puestos de trabajo. Conduce a la pérdida de puestos de trabajo y, posteriormente, aumenta la pobreza en la economía. El desempleo conduce a una mayor caída de la demanda en el mercado, lo que hace que los precios bajen aún más. Las empresas comienzan a fallar, lo que genera más desempleo, incumplimientos y una crisis de liquidez general.

Con una caída del consumo, también cae la inversión en actividades económicas. Se suma al círculo vicioso del desempleo, una caída de la demanda y una mayor caída de los precios.

Durante la deflación, el poder adquisitivo del dinero aumenta. Dado que el valor del dinero aumenta en los tiempos actuales, a los deudores les resulta extremadamente difícil pagar sus préstamos. En términos de valor, tienen que devolver mucho más de lo que pidieron prestado. La morosidad de los préstamos aumenta, ejerciendo más presión sobre la economía y los prestamistas.

RECOMENDADO:  Swaption bermudeño: significado, precios y más

Los impagos de préstamos afectan a todo el sistema bancario de la economía. Los bancos se vuelven más cautelosos en la distribución de nuevos préstamos. Además, la gente se asusta y los necesitados se apresuran a retirar su dinero de los bancos. Los bancos y las instituciones financieras comienzan a colapsar a medida que se agotan sus reservas de dinero.

Todas las situaciones anteriores conducen a una recesión en la economía con una desaceleración en toda la economía.

Control de la Deflación

Una política monetaria expansiva por parte del Banco Central de una nación puede controlar la deflación. Las tasas de interés se recortan para alentar los préstamos por parte de los bancos. Los valores del Tesoro se compran a través de operaciones de mercado abierto para proporcionar liquidez adicional a los bancos e instituciones financieras para que puedan seguir prestando. También aumenta la oferta de base monetaria en la economía.

Un cambio en la política fiscal también puede ayudar a controlar la deflación. Las tasas de impuestos pueden reducirse para brindar un alivio temporal a las personas y aumentar su capacidad de gasto. El gobierno puede proporcionar un estímulo económico y aumentar su gasto en infraestructura y actividades relacionadas para inyectar más dinero al sistema.

Más dinero en manos de la gente los anima a comprar más. Un aumento en la demanda aumentará la inversión. Los precios comenzarán a subir y la economía saldrá de la deflación.

Ejemplo

El ejemplo más destacado de deflación es la Gran Depresión de la década de 1930 en todo el mundo. Comenzó con una caída en los precios de las acciones en los Estados Unidos a fines del año 1929. Esta caída fue seguida por una severa caída del mercado y gradualmente resultó en la caída de la demanda agregada y los precios de bienes y servicios. Se extendió a otros países y el PIB mundial se desplomó alrededor del 15%.

RECOMENDADO:  Evaluación de nuevos proyectos con costo promedio ponderado de capital (WACC)

La recaudación de impuestos y los precios cayeron en todo el mundo, y el comercio internacional se detuvo por completo. El desempleo tocó un récord de 30%-40% en algunos países. La caída de los precios continuó y la producción agrícola perdió más del 50% de su valor. Había una grave escasez de efectivo en la economía. Como resultado, las empresas quebraron, las fábricas cerraron y las economías sufrieron graves daños.

Medida de deflación

La mejor medida de la deflación es el Índice de Precios al Consumidor (IPC). Ayuda a sugerir el cambio porcentual probable en los precios de una canasta de bienes y servicios que consumirá un hogar habitual. Se calcula como:

(Índice de precios del año base – Índice de precios del año actual/Índice de precios del año base) x 100

Por ejemplo, supongamos que el precio de una canasta de bienes y servicios que consume un hogar 1 2 fue de US$500 el año pasado. Para el año en curso bajo observación, la misma canasta cuesta US$450.

Cálculo de Deflación- (500 -450/500) x 100= 50/500 x 100= 10% pa

Resumen

Todo consumidor quiere comprar bienes y servicios a un precio inferior al que pagó la última vez. Es bueno y saludable desde un punto de vista personal ya corto plazo.

El problema surge cuando esta caída de precios se vuelve crónica y de largo plazo, empujando a las economías a la deflación. La deflación puede causar graves daños a cualquier economía y dar lugar a una recesión. Por lo tanto, el gobierno, junto con el Banco Central del país, deben trabajar de la mano para controlar y corregir este tipo de situaciones cuando se presenten de manera inmediata.

Rate this post

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *