El principio del período de tiempo (o suposición del período de tiempo) es un principio contable que establece que una empresa debe informar sus estados financieros de manera apropiada para un período de tiempo específico.

En términos financieros, un período de tiempo a menudo se denomina año contable o períodos de tiempo contables y de informes. Estos períodos pueden ser trimestrales, semestrales, anuales o cualquier otro intervalo, según la preferencia de la empresa y los propietarios.

El concepto de período de tiempo es uno de los principios y reglas contables fundamentales, aplicable tanto a la contabilidad de caja como a la contabilidad de devengo.

La importancia del principio del período de tiempo

Los estados financieros de cualquier empresa cuentan una historia de las actividades de la empresa y su posición en un momento determinado. Por lo tanto, la importancia del principio del período de tiempo es informar a los lectores sobre el período de tiempo para el cual se prepararon los estados financieros.

El concepto general del principio del período de tiempo supone que todas las empresas pueden dividir sus actividades financieras en períodos de tiempo artificiales. En otras palabras, todos los ingresos y gastos pueden asignarse sistemáticamente a períodos contables distintos y consecutivos.

Sin embargo, no todas las transacciones pueden asignarse fácilmente a un período de tiempo específico. En estos casos, las transacciones y el período deben estimarse en un período de tiempo específico. Un ejemplo de esto es la depreciación de los gastos de equipo, que depende del número estimado de años en los que el activo fijo estará funcionando y en uso.

El principio del período de tiempo y su contabilidad

El principio del período de tiempo le permite a su contador medir el desempeño de su negocio. Si no divide el tiempo en períodos específicos, será difícil para su contador separar las transacciones que ocurrieron en diferentes períodos de tiempo. Además, si sus transacciones comerciales no se registran en diferentes períodos de tiempo, no será posible comparar transacciones entre sí, o medir la posición comercial y otros aspectos financieros.

¿De qué estados financieros estamos hablando?

Cuando hablamos de preparar y registrar los estados financieros apropiados para un período de tiempo específico, estamos hablando de estados de resultados, balances generales, estados de flujos de efectivo y estados de cambios en el patrimonio.

El principio del período de tiempo y otros principios contables

Al igual que el principio del período de tiempo, hay algunos otros principios contables que también se refieren a los supuestos de medición de ingresos. Estos incluyen el principio de emparejamiento y el principio de empresa en marcha.

El principio de emparejamiento establece que cada ingreso registrado debe coincidir con los gastos relacionados al mismo tiempo. En otras palabras, por cada débito debería haber un crédito correspondiente (y viceversa). Por lo tanto, el principio de concordancia depende del principio del período de tiempo, ya que para asignar ingresos y gastos a un período de tiempo contable específico, primero es necesario determinar la duración de estos períodos contables.

Otra conexión con el principio del período de tiempo es el principio de empresa en funcionamiento. El principio de empresa en marcha establece que las empresas deben asumir que continuarán operando y existiendo en el futuro previsible, y no liquidarse. Por lo tanto, esta suposición permite a las empresas diferir algunos gastos acumulados para períodos contables futuros. Para hacerlo, es necesario definir un período contable, que es donde entra en juego el principio del período de tiempo.

5/5 - (2 votos)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.