El costo en el que una empresa ya ha incurrido y no puede recuperarse se conoce como Sunk Cost. Estos costos a menudo son irrelevantes cuando se considera una nueva inversión o cualquier nuevo proyecto. Por ejemplo, cuando una empresa está reemplazando una máquina vieja por una nueva, puede recuperar algo de dinero vendiendo la máquina vieja. Sin embargo, es posible que la empresa nunca pueda recuperar nada parecido a lo que incurrió para obtenerlo en el pasado.

El término costo hundido tiene sus raíces en la industria petrolera. En esta industria en particular, la decisión de continuar con el pozo o abandonarlo se toma sobre la base de los flujos de efectivo futuros en lugar del dinero gastado en perforar más el pozo. Otros nombres populares para el costo hundido son costo pasado, capital hundido o costo retrospectivo.

Costo hundido fijo y variable

Las empresas pueden clasificar aún más los costos hundidos en costos fijos y variables. Por ejemplo, si una empresa gasta alrededor de $ 5 millones para instalar una nueva máquina, sería un costo único irrecuperable. Y por lo tanto, es un costo hundido.

Los pagos regulares realizados para el mantenimiento de la maquinaria son la parte ‘fija’. Por otro lado, el costo ‘variable’ podría ser el consumo de energía y otros costos similares, que dependen y se relacionan con su uso.

¿Cómo calcular el costo hundido?

No existe una fórmula de costo irrecuperable en particular, pero siempre es necesario calcular el costo irrecuperable para saber si continuar con el proyecto o dejarlo. Para ello, siga los sencillos pasos:

En primer lugar, hay que identificar los activos fijos para los que se está considerando la opción de desguace o sustitución. Efectivamente esa máquina será vendida y reemplazada por la compra de una nueva máquina. Y/o la entidad no operará esa máquina o proceso y en su lugar comprará la materia prima o semielaborada directamente del mercado en lugar de producirla. Para todas estas decisiones, se tiene en cuenta el coste adicional que la empresa aún debe incurrir. Dejando de lado el costo que ya está incurrido y muerto. No se puede hacer nada con ese costo.

Luego defina los activos que no se pueden desechar y calcule su costo actual (Precio de compra – Depreciación hasta la fecha).

Finalmente, ahora calcule el costo de los empleados del proyecto incurrido hasta el momento y agréguelo al costo de los activos que no se pueden desechar. El resultado es el valor del costo hundido del proyecto.

Costo hundido vs costo fijo

La mayoría de las veces, usamos los términos costo fijo y hundido como sinónimos, pero existe alguna diferencia entre ambos. Es importante tener claridad sobre cómo los costos fijos son diferentes de los costos irrecuperables.

  • Los costos hundidos solo se incurren una vez, pero los costos fijos son recurrentes. Tomemos, por ejemplo, el caso de una empresa farmacéutica. El costo en el que incurrió en I+D es un costo irrecuperable independientemente del hecho de que la fórmula que desarrolló tenga éxito o no. Mientras que la renta que paga por el edificio se devengará en cada período.
  • Los costos fijos se pueden recuperar de las ganancias, pero los costos irrecuperables son irrecuperables.
  • El factor tiempo también ayuda a determinar si un costo es irrecuperable o fijo. El costo en el que se ha incurrido en el pasado es un costo irrecuperable, mientras que el costo en el que estamos incurriendo actualmente es un costo fijo.
  • Todos los costos hundidos son fijos, pero todos los costos fijos no son costos hundidos.

¿Efecto Concorde y costo hundido?

Está en la naturaleza humana evitar fallas y, como resultado, continúan invirtiendo tiempo y dinero para solucionar una falla en lugar de reducir las pérdidas. Tal tendencia es el efecto de costo hundido o efecto Concorde.

Concorde era el nombre del avión en el que estaban trabajando juntos los gobiernos británico y francés. El objetivo del avión era llevar a su pasajero de Londres a Nueva York en cuatro horas. A mitad de camino, ambos gobiernos se dan cuenta de que el proyecto no es económicamente viable.

Sin embargo, en lugar de desechar el proyecto y darse cuenta de la pérdida, siguieron construyendo los aviones, pensando que habían gastado miles de millones, por lo que debían continuar. Finalmente, terminan el proyecto. La pérdida, sin embargo, fue enorme, mucho más de lo que habrían incurrido si hubieran detenido el proyecto antes cuando sintieron que el objetivo parecía inalcanzable.

Lo que uno aprende de esta historia real es que uno debe abandonar el proyecto después de darse cuenta de su fracaso en lugar de arrastrarlo innecesariamente. Lanzar dinero bueno después de malo es algo que describe el costo hundido de manera más efectiva.

Dilema o falacia del costo hundido

Cuanto más rápido las empresas o incluso en la vida normal, reconozcamos el costo irrecuperable, mejor podremos administrar pérdidas adicionales. Ya sea que estemos de acuerdo o no, nuestras decisiones tienen una gran influencia en el costo irrecuperable. Es muy difícil para una persona o entidad apreciar y darse cuenta de que el dinero ya gastado ya no sirve para nada. Y así, particularmente cuando la cantidad involucrada es alta. Por ejemplo, suponga que gasta $100 para comprar dos boletos (no reembolsables) para la película A y su cónyuge también gastó $50 para comprar dos boletos para la película B (no reembolsables). El problema es que ambos programas son el mismo día y simultáneamente. Las críticas de la película están a favor de la película B.

Una elección racional sería ir a ver una película que sea agradable y divertida. Sin embargo, es la tendencia humana evitar pérdidas, por lo que muchos optarían también por la película A. Los estudios revelan que los humanos tienen miedo de reconocer la pérdida y, por lo tanto, terminan tomando la decisión equivocada, lo que conduce a más pérdidas.

La trampa del costo hundido es un fenómeno universal

La trampa de los costos irrecuperables afecta no solo a los individuos y los inversionistas sin experiencia, sino también a las grandes empresas y empresas. Siguen ejecutando un proyecto simplemente porque no reconocen la pérdida. Además, creen y continúan siendo optimistas de que la empresa se volverá rentable en algún momento.

Del mismo modo, las decisiones de inversión a veces pueden salir mal. Pero, en lugar de reconocer la pérdida, la mayoría de las empresas o personas invierten más dinero para mantenerlo en funcionamiento. Tales situaciones surgen en parte por nuestra incapacidad para tomar la decisión correcta, apreciar las señales y también por la tendencia humana a reconocer la pérdida.

Por ejemplo, Microsoft ha estado en una situación similar antes cuando no pudo infiltrarse en el mercado de reproductores MP3 portátiles con Zune. Tras darse cuenta del fracaso, la empresa puso fin a su producción.

Tratamiento Contable del Costo Hundido

El costo hundido viene en el costo contable ya que la empresa ya lo pagó. Por ejemplo, una empresa compra una máquina que no resultó ser productiva. El primer escenario es que la empresa sigue usándolo solo para empeorar las cosas y ralentizar todo el proceso. El segundo escenario es dejar la máquina después de darse cuenta y reconocer que invertir en ella fue una decisión equivocada. O la máquina ahora se ha vuelto redundante en las actuales circunstancias cambiantes.

Aunque la pérdida podría ser menor en el segundo escenario, en ambos escenarios, la empresa realmente ha gastado el dinero en la compra de la máquina. Por lo tanto, el costo de la máquina ya está en las cuentas.

A menudo, las empresas agregan el costo irrecuperable completo de una sola vez o en un año financiero. Esto puede hacer que los libros se vean mal para ese año financiero, pero en realidad es la práctica correcta con el fin de reflejar la visión verdadera y justa de las cuentas.

Ejemplos de costos hundidos

Estudio de Mercadotecnia

Supongamos que una empresa gasta $10 000 en estudiar la viabilidad de un nuevo tipo de dispositivo. Si la encuesta determina que no habrá mucha demanda, la empresa no debe invertir más en él. En este caso, $10 000 gastados en el estudio de factibilidad es el costo irrecuperable.

Investigación y desarrollo

Al igual que en un estudio de marketing, la cantidad que una empresa invierte en I+D de un producto o en el desarrollo de una molécula también debe ser un costo irrecuperable, independientemente de si el producto falla o no.

Bono de Contratación

Suponga que una empresa contrata a un nuevo empleado y le da $5,000 como bonificación. Si el empleado deja la empresa o demuestra no ser confiable, entonces los $5,000 serán el costo irrecuperable.

Capacitación

Suponga que una empresa gasta $ 3000 en capacitar a sus empleados para usar tabletas nuevas. Si las tabletas encuentran problemas a mitad de camino y no se pueden usar, entonces la capacitación es un costo irrecuperable.

La demanda de un producto es incierta. Si la estrategia publicitaria no funcionó bien, la demanda de un producto puede disminuir. El costo incurrido por dicho anuncio es un costo irrecuperable.

Mercancías obsoletas

Los bienes que se vuelven obsoletos después de un período son el costo irrecuperable para la empresa. Supongamos que un libro sobre impuestos no sirve después de un año debido a las enmiendas a la ley.

Visita para una oferta

Suponga que una entidad extranjera le ofrece un trato que podría generar millones para su negocio. Por lo tanto, decide visitarlo en su país, pero la reunión no sale bien. El gasto de tal visita es un costo irrecuperable.

Importancia del costo hundido en la toma de decisiones

Los costos hundidos, al ser de naturaleza irrecuperable, nunca se consideran mientras se toman decisiones para el futuro. Estos son costos irrelevantes y, por lo tanto, no tienen ninguna relevancia con el futuro.

¿Cómo minimizar el costo hundido?

Comprender algunas cosas y seguirlas podría resultar útil para evitar el costo irrecuperable y su dilema en gran medida:

  • Una revisión periódica de la inversión y sus beneficios puede arrojar mejores resultados.
  • Reconozca el costo irrecuperable temprano en lugar de acumular pérdidas.
  • Separar las emociones y la influencia subjetiva de la situación real sobre el terreno.
  • Ten presente constantemente el objetivo que decidiste al iniciar el proyecto.
  • Considere otras alternativas disponibles que puedan ayudar a reducir la pérdida.
Rate this post

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *