¿Qué es un Costo Controlable?

Como sugiere el nombre, una definición sencilla de costos controlables son los costos que se pueden controlar. Dichos costos son controlables a corto plazo, y la discreción de los gerentes o supervisores de producción es incurrir en ellos o no.

Además, el factor «controlable» es relativo y depende de la jerarquía y el nivel de gestión que toma la decisión. Por ejemplo, considere el caso de una compra de hilo en una fábrica de algodón. Ahora bien, dado que el hilo es un material directo para la producción de algodón, la gerencia está autorizada para negociar los contratos con los proveedores que mejor se adapten a las necesidades de la organización. Sin embargo, el supervisor de producción encargado de las operaciones diarias no tiene voz en los precios del hilo. El costo directo del material es, en consecuencia, un costo controlable para la gerencia pero un costo incontrolable para el supervisor.

Los costos controlables también pueden denominarse costos variables, comúnmente utilizados en el lenguaje contable. En resumen, es probable que los costos controlables sean costos directos relacionados con el nivel de producción o los servicios básicos de una empresa.

Prueba para identificar el costo controlable

Impacto en la producción

Esta es la primera y más precisa medida para determinar si un costo es controlable o no. Sobre todo, si un elemento de gasto impacta directamente  en el proceso de fabricación, es un costo controlable. En segundo lugar, el costo controlable se incurre en proporción directa al volumen de producción.

El costo controlable constituye la mayor parte de los costos de producción. Como resultado, tiene un impacto directo en los márgenes de rentabilidad. Por esta razón, también es intuitivo que tales costos sigan siendo controlables. A la gerencia siempre le gustaría controlar o adaptar estos costos para garantizar que estén en línea con las previsiones de ganancias y los requisitos presupuestarios. En resumen, los materiales directos, la mano de obra directa y los gastos generales de fábrica son excelentes ejemplos de costos controlables.

Periodo de tiempo

Un costo controlable demostrará flexibilidad completa y, por lo tanto, será posible cambiar en el corto plazo. Sin embargo, ciertos gastos permanecen fijos y deben pagarse a largo plazo como resultado de un compromiso adquirido en forma de obligación o compromiso legal.

Por ejemplo, los gerentes pueden aceptar fácilmente la llamada para cambiar a una alternativa de energía más barata o reorganizar la combinación de trabajadores calificados y no calificados para ahorrar costos laborales. Dado que los cambios pueden imponerse en un período corto, se clasifican como costos controlables. Por el contrario, los alquileres de una fábrica están predeterminados y sujetos a arrendamiento vinculante por un período fijo. Son, por tanto, costes incontrolables.

Capacidad para influir en los costos

Si el gerente tiene una opinión total sobre si se debe incurrir en el costo, es probable que sea un costo controlable. Como resultado, dichos costos dependen de su discreción para decidir el alcance y los requisitos de los gastos. Sin embargo, hay otros gastos relacionados con el funcionamiento de un negocio que no se pueden eliminar. Estos costos son «impuestos» al negocio y la administración debe incurrir en ellos incluso si no se obtiene un beneficio directo de ello.

Por ejemplo, cada negocio debe pagar algunos impuestos legales al gobierno. Posteriormente, el gasto fiscal depende de la tasa del impuesto impuesto, los umbrales de facturación y otros factores no controlados por la empresa.

Nivel de jerarquía Toma de decisiones

Además, examinar el nivel de autoridad para la toma de decisiones es una prueba segura para determinar el grado de controlabilidad del costo. En otras palabras, cuanto más alta sea la autoridad delegada, menos probable será que un elemento de gasto sea controlable.

Por ejemplo, a los de arriba no les gustaría preocuparse por la tarifa por litro de combustible utilizado en la producción o decidir entre dos transportadores. Sin embargo, decisiones como el arrendamiento de una fábrica, costos de seguros, gastos de publicidad y descuentos para clientes son decisiones importantes y ciertamente no las toman los gerentes de producción.

Contabilización de costos controlables

Los costos controlables se contabilizan en la cuenta de pérdidas y ganancias «Costo» o «Negociación». En resumen, el cálculo de pérdidas y ganancias representa todos los ingresos y gastos directamente relacionados con la producción. Además, se hace una clara distinción al registrar los costos controlables e incontrolables. Como resultado, esto permite una clara visibilidad del impacto que tienen los costos fijos y variables en las ganancias. La distinción también permite un cálculo rápido de los márgenes, lo que facilita las decisiones rápidas de fijación de precios.

A continuación se muestra una ilustración de una cuenta de pérdidas y ganancias de Costing para una empresa que fabrica soportes de acero. La siguiente es una cuenta para un volumen de producción mensual de 1000 unidades.

Cuenta de pérdidas y ganancias
Informe detalladoImporte (en $)Informe detalladoImporte (en $)
A los costos controlables (variables): Por efectivo de las ventas ($30 por pieza)30,000.00
Materiales directos5,000.00  
Labor directa3,000.00  
Energía y combustible2,500.00  
Electricidad1,200.00  
Total controlable11,700.00  
A Costos Fijos   
Alquiler de fábrica7,000.00  
Arrendamiento de Maquinaria3,200.00  
Depreciación320.00  
Total Fijo10,520.00  
A la utilidad bruta de las operaciones7,780.00  
 30,000.00 30,000.00

Desde arriba, el costo de producción por unidad es fácilmente computable en $11.7. Dando así un margen de $18.3 por unidad. El gerente de producción tendrá un motivo claro para garantizar que todos los costos incontrolables se paguen con el margen así liberado después del ajuste de los costos controlables de los ingresos por ventas.

Rate this post

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.