¿Qué son los controladores de valoración?

La valoración empresarial es el valor tasado de una empresa en términos monetarios o materiales. Depende de la percepción del potencial comercial futuro del negocio. Y también habla de lo que se debe esperar de él en los próximos meses y años. Los impulsores de valoración son las fuerzas que ayudan en la creación de valor comercial y aumentan su valor tanto a corto como a largo plazo. Este es más un término cuantitativo que se mide con la ayuda de estados financieros, tasas de retorno y perspectivas futuras del negocio. Los factores de valoración son de naturaleza más cualitativa. Ayudan a aumentar los flujos de caja, reducir el riesgo comercial y mejorar el valor general del negocio.

Si los propietarios buscan vender la empresa en un futuro próximo, querrían una buena valoración de su empresa. Se necesitan varios años de arduo trabajo para construir una nueva empresa y establecerla en el mercado. Por lo tanto, los impulsores de valoración se vuelven críticos para lograr la mejor valoración posible para una empresa. Incluso si la intención no es vender la empresa, estos impulsores son críticos para la reputación y el prestigio del negocio. Además, fortalecen la posición de la empresa a los ojos de las partes interesadas como bancos, acreedores, accionistas, etc. Además, las acciones de la empresa pueden exigir una prima y obtener un buen valor en el mercado.

Los controladores de valoración

Los impulsores y potenciadores clave de la valoración cualitativa son los siguientes:

Estrategia de negocios

Cualquier gerencia que adopte un posicionamiento estratégico o la estrategia comercial para llevar adelante su negocio es el impulsor más importante y de valor clave: el negocio mismo. Por tanto, la estrategia empresarial planificada y puesta en marcha puede arrojar luz sobre la futura hoja de ruta del negocio. Nuevamente, esto puede ser a corto y largo plazo. Esto podría estar relacionado con el crecimiento orgánico o inorgánico, la expansión o la diversificación, el comercio frente a la fabricación, etc. La gerencia debe conocer bien sus competencias básicas para maximizar el valor comercial. Una estrategia comercial clara ayudará a la empresa a obtener una ventaja competitiva en el mercado y lograr un crecimiento general.

Líneas de productos y mezcla

Una empresa debe tener una amplia mezcla de productos que consista en múltiples líneas de productos. Esto le ayudará a diversificarse y no depender de un producto o servicio específico. La pérdida de ventas de los productos de temporada se puede compensar con las ventas extras de otros productos durante el año. Los clientes también se inclinan por la marca y la empresa que pueden ofrecer una amplia variedad de productos bajo una sola bandera. Eso podría pertenecer al mismo flujo de usuarios o diversificado.

Disponibilidad de capital

Las grandes empresas tienen muchas vías para recaudar capital en tiempos de necesidad. Sin embargo, los equipos pequeños no tienen un acceso tan fácil al capital a voluntad. Por lo tanto, deben estar preparados para recaudar capital de emergencia si surge la necesidad buscando en todos los canales posibles. Esto ayudará en la suficiencia de capital en cada momento y así, crear valor empresarial. Además, la empresa puede trabajar fácilmente en las oportunidades siempre que esté disponible. Y esto nuevamente ayudará a aumentar la valoración de la empresa.

Economías de escala y alcance

Después de asegurar la adecuación del capital, las empresas deben buscar el uso más eficiente de sus recursos limitados. Necesitan explotar el beneficio de las economías de escala y alcance de la mejor manera posible. La gerencia debe asegurarse de que la producción ocurra al nivel óptimo. El costo distribuido entre una gran cantidad de productos debe ser adecuado y el costo por unidad de esos productos debe ser el mínimo. Además, la gerencia debe cosechar los beneficios de las economías de alcance. Deben producir la combinación o variedad óptima de productos en lugar de centrarse solo en uno o dos artículos.

Las economías de escala y alcance ayudarán a la empresa a maximizar sus ganancias al reducir el costo por unidad y reducir el desperdicio. Ayudando así a la empresa a crear un mayor valor comercial.

Experiencia tecnológica

Las empresas pueden crear valor ofreciendo productos y servicios tecnológicamente avanzados al mejor precio posible. Para esto, la gerencia siempre necesita trabajar con una mente abierta e inquisitiva para agregar o encontrar algo nuevo. Además, la gerencia necesita invertir regularmente grandes sumas de dinero en actividades de investigación y desarrollo. Esto asegura y evita que el producto actual no pase de moda o se vuelva obsoleto. Además, se deben hacer todos los esfuerzos para ver que el avance tecnológico planeado sea el más reciente. Esto debería ayudar a satisfacer las demandas de los clientes de la nueva era. Por supuesto, al decidir, el factor de rentabilidad también debe evaluarse bien. Además, la última tecnología tendrá la ventaja de ser más duradera, evitando así cambios frecuentes.

Experiencia humana

El recurso humano es el capital más valioso de una empresa. Por lo tanto, debe esforzarse constantemente por mejorar y actualizar las habilidades, conocimientos, competencias y experiencia de sus trabajadores. Los recursos humanos motivados y capacitados son poderosos creadores de valor para cualquier organización empresarial. Conducen a un aumento en la eficiencia operativa y una mayor producción al reducir los desperdicios.

Fidelización de clientes y números

Un gran número de clientes fieles a cualquier empresa son el símbolo de la creación efectiva de valor por parte de la misma. Una empresa puede tener éxito solo si tiene clientes habituales y leales, ya que la creación de nuevos clientes es un asunto tardío y costoso. Además, la empresa debe tener una base de clientes diversa para que la empresa no dependa de unos pocos clientes para la mayor parte de sus ventas.

Factores macroeconómicos

Los factores macroeconómicos como la tasa de interés, la inflación, las inversiones extranjeras directas, etc., que pueden afectar directamente a una empresa, están fuera del control de cualquier individuo o entidad. Por lo tanto, la gerencia debe estar lista para soportar estos impactos y continuar creando valor comercial. La planificación e implementación adecuadas son esenciales para estar preparados para las variaciones en los factores macroeconómicos. Por ejemplo, en una situación económica adversa como la depresión, una empresa puede fortalecer y utilizar una estrategia de marketing feroz para mantener intactas su participación en el mercado y las cifras de ventas.

Estrategia de mercadeo

Como se discutió anteriormente, una sólida estrategia de marketing y marca puede cambiar las tornas para cualquier empresa y ser un poderoso impulsor de valoración. Un buen programa de marketing ayuda a mejorar la visibilidad, el conocimiento y el reconocimiento de la marca. Además, mejora el recuerdo de la marca y coloca un producto en la mente de los consumidores. La empresa gana por un aumento en las ventas y las ganancias, y los accionistas ganan por un aumento en el valor de su cartera, así como por mayores dividendos.

Visión a largo plazo

La mayoría de los equipos de gestión siguen trabajando de forma rutinaria y elaboran planes, presupuestos, etc., la mayoría durante un año más o menos. Además, siguen atascados en la rutina y no tienen una visión o idea de cómo les gustaría avanzar o dónde les gustaría ver la empresa después de 2, 3 o 5 años.

Por lo tanto, esta visión estratégica de la gestión, que abarca los próximos 2 a 5 años, da una sensación de seguridad y agilidad de la gestión a las partes interesadas, inversores, etc. Esta visión y plan presupuestario arrojan luz sobre varias áreas en las que la gestión puede lograr sincronización, enfoque y dirección clara para todo el equipo. Esto, a su vez, puede acelerar el camino del crecimiento, y el progreso puede llegar antes de lo presupuestado.

Resumen y relevancia de los factores de valoración

La evaluación frecuente del valor de cualquier negocio brinda una imagen clara de dónde se encuentra la empresa. Además, si la empresa ha sido capaz de agregar valor de manera constante y aumentar su valoración. La gerencia llega a saber qué tan exitosas han sido sus estrategias. Además, brinda la oportunidad de replanificar, rectificar su estrategia y solucionar cualquier laguna si la valoración es inferior a sus expectativas. Encontrar una combinación adecuada de factores de valoración que se adapten a las necesidades de la empresa individual y su ecosistema y su implementación exitosa es un ejercicio de gestión comercial clave. Y puede ayudar a la empresa a tener éxito a largo plazo.

Un punto a tener en cuenta es que, aunque parece que la valoración es mucho más un ejercicio cuantitativo como estados financieros, proyecciones futuras, múltiplos de EBITDA, tasa de rendimiento, etc. Sin embargo, en realidad, aquí es donde los aspectos cualitativos liderados por los impulsores de valoración tienen más impacto e influencia en la valoración del negocio. 

Rate this post

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.