La contabilidad forense es el uso de habilidades contables y financieras para averiguar si existe o no algún fraude contable. Toda empresa necesita preparar y reportar estados contables. Sin embargo, ha habido casos y posibilidades de que esos informes y declaraciones anuales no reflejen ni eliminen ningún fraude financiero. Por lo tanto, la empresa y otras partes interesadas intentan averiguar si existe algún informe financiero incorrecto o delito financiero a través de la contabilidad forense. También podemos decir que es una práctica legal de sondear los detalles financieros y otra información de una empresa o individuo para descubrir cualquier fraude o delito.

No estará mal decir que es el uso de la contabilidad para descubrir escándalos relacionados con quiebras, reclamos de seguros, lavado de dinero, evasión de impuestos, apropiación indebida de activos y más. Un contador forense certificado es el que hace este tipo de contabilidad.

Cada empresa de contabilidad importante tiene un departamento para dicha contabilidad. Algunas de las principales firmas de contabilidad forense de los EE. UU. son Deloitte, PwC, Ernst & Young, KPMG y Grant Thornton.

Contabilidad forense: ¿cómo funciona?

Un contador forense hace uso de los principios de contabilidad, así como otras habilidades financieras y técnicas de investigación, para lograr el objetivo. El objetivo podría ser encontrar fraudes que involucren lavado de dinero, evasión de impuestos, etc.

Dicha contabilidad ofrece básicamente dos tipos de servicios:

Servicios de apoyo en litigios : en caso de una disputa legal, un contador forense puede ayudar a resolver la disputa al cuantificar con precisión las pérdidas. Pueden ayudar sin llegar a un acuerdo judicial y, si el caso llega a la sala del tribunal, pueden proporcionar pruebas para respaldar los reclamos de sus clientes.

Servicios de investigación y determinación de hechos : aquí el contador forense necesita encontrar evidencia de cualquier delito grave de un empleado, apropiación indebida de fondos, fraude de valores o más.

Generalmente, es un equipo de contadores forenses los que se encargan de realizar el trabajo. Además, el equipo podría incluir CPA (Contadores Públicos Certificados) y contadores forenses. El equipo suele realizar las siguientes tareas:

  • Recopilación de toda la información y las pruebas que podrían ayudar a descubrir el fraude.
  • Entrevistar a los empleados y todas las partes relacionadas.
  • Verificar y analizar los datos que recopila el equipo.
  • Preparar el informe, resumir los hallazgos y hacer recomendaciones.
  • Conservar de forma segura las pruebas y los hallazgos para su presentación en el tribunal.
  • El personal forense, si es necesario, también puede tener que testificar ante el tribunal.

Aplicación en el mundo real de la contabilidad forense

La contabilidad forense es una contabilidad de nicho, pero tiene muchas aplicaciones en el mundo real. Estos son:

fraude comercial

En tal caso, un contador forense tiene que lidiar con la identificación de activos, la recuperación de activos, el seguimiento de la apropiación indebida y más. El objetivo principal es identificar al infractor, y la investigación implica una revisión exhaustiva de los documentos financieros y las transacciones relacionadas.

fraude fiscal

Aquí el contador necesita encontrar si hay o no evasión de impuestos. Muchas personas y empresas ocultan sus ingresos y otros detalles financieros para reducir sus obligaciones tributarias.

Fraude de seguridad

Con la globalización y la interdependencia de los mercados, hay un aumento en los casos relacionados con la tergiversación de acciones y otras inversiones similares. Además, el contador forense tiene que lidiar con estafas que involucran esquemas Ponzi, uso de información privilegiada y más.

Apropiación indebida de activos o activos ocultos

Para ahorrar en impuestos, las personas y las empresas intentan ocultar activos u ocultar la propiedad real de los activos a las autoridades fiscales. Por lo tanto, un contador forense tiene que profundizar en los documentos de propiedad de los activos para encontrar si hay apropiación indebida de activos o activos ocultos.

Disputa de sociedad y participación accionaria

Esto implica disputas sobre la compensación que obtienen los accionistas. En tal caso, el contador forense analiza los registros contables y financieros para determinar la compensación adecuada.

Reclamos de seguro

En caso de accidentes de vehículos y negligencia médica, dicha contabilidad ayuda en el cálculo de los daños económicos. Los contadores analizan los documentos del seguro, investigan las coberturas y liquidaciones para llegar a los daños. Un punto a tener en cuenta es que tanto los asegurados como las compañías de seguros pueden utilizar los servicios de dichos contadores.

Pérdidas Económicas y Quiebra

Los contadores forenses pueden analizar varios tipos de pérdidas comerciales, como infracciones de patentes, reclamos de responsabilidad por productos defectuosos y más. En estos casos, el contador analiza principalmente las circunstancias que dieron lugar a la disputa y las utiliza para cuantificar las pérdidas. Además, elaboran procedimientos de recuperación en casos de quiebra.

Lavado de dinero

En tales casos, los contadores forenses intentan descubrir fuentes ilegales de dinero, incluidas cuentas bancarias no registradas.

Disputas matrimoniales y familiares

También en casos personales, como divorcios y disputas de propiedad, estos contadores pueden ayudar a cuantificar la compensación.

¿En qué se diferencia la contabilidad forense de la auditoría?

Para muchos, la contabilidad y la auditoría forenses pueden parecer similares. Esto se debe a que los auditores también ayudan a verificar la exactitud de los estados financieros, así como a señalar problemas, si los hubiere.

  1. La primera y más importante diferencia es que el auditor da una seguridad razonable sobre el informe y la clasificación de las transacciones. No se sumergirán en profundidad si no hay un disparador prima facie o una pista disponible para pensar de otra manera. Y también, si quedan satisfechos con las explicaciones ofrecidas por la dirección. Pero, los contadores forenses suelen investigar los estados financieros, así como cuantificar las pérdidas que pueden ocurrir. Y comienzan su trabajo con un claro objetivo de buscar y averiguar si existe alguna posibilidad de fraude, no denuncia o delito financiero involucrado en las transacciones generales o específicas. Por lo tanto, los auditores no suelen acudir a una investigación a menos que haya pruebas disponibles. Pero los contadores forenses intentan obtener esas evidencias a través de investigaciones detalladas que van más allá de la contabilidad.
  2. Otra diferencia es que los auditores deben ser CPA para poner su firma en el informe de auditoría. Los contadores forenses, por otro lado, generalmente necesitan ambas calificaciones: CPA y CFE.
  3. Un informe de auditoría puede no tener ninguna relevancia legal en los tribunales. Pero un informe de contabilidad forense sirve como informe pericial en el juzgado.

Problemas con la contabilidad forense

Hay una demanda masiva de contabilidad forense hoy en día. Sin embargo, esta área tiene sus propios desafíos. Estos desafíos son:

  • En primer lugar, al ser un asunto de investigación, requiere muchas habilidades técnicas y de otro tipo junto con un conocimiento profundo de la contabilidad financiera.
  • Hay casos en que dichas investigaciones dan como resultado la filtración de detalles confidenciales. Esto afecta la reputación del sospechoso.
  • Generalmente, la noticia de tal investigación atrae publicidad negativa para la empresa.
  • El tipo de habilidad, ejercicio y detalles necesarios en esta investigación también requiere mucho tiempo, esfuerzo y gastos. Entonces, la contabilidad forense es, en cierto modo, un asunto bastante costoso.

Ejemplos de contabilidad forense

Hay muchos escándalos financieros de alto perfil y casos que han resaltado la importancia y la necesidad de este tipo de contabilidad. Estos ejemplos son:

Casi todo el mundo está al tanto del escándalo de Enron. Fue uno de los escándalos de auditoría más grandes, donde la compañía de Texas hizo representaciones falsas al ocultar deudas masivas. Después de que las acciones de la compañía cayeron por debajo de $1, la SEC de EE. UU. inició una investigación.

La quiebra de Lehman Brothers es otro gran ejemplo de tal contabilidad. Durante la crisis de las hipotecas de alto riesgo en 2008, los activos de la empresa se vinieron abajo y se declaró en quiebra. Luego de esto, el gobierno comenzó a investigar el hecho y encontró varias evidencias de manipulación de cuentas.

El rescate de AIG (American International Group) de $ 180 mil millones durante la crisis financiera de 2008 también es un ejemplo de tal contabilidad. Luego de decisiones financieras objetables, también se descubrió que la compañía estaba involucrada en un plan de seguro de vida cuestionable. Los contadores forenses jugaron un papel crucial en el descubrimiento de tales malas prácticas.

El caso de Jorge Alberto García es el ejemplo más reciente de este tipo de contabilidad. Una investigación forense encontró a García culpable de evasión de impuestos y fraude en noviembre de 2021. Se descubrió que García adquirió ilegalmente propiedades y dinero del público mediante un esquema de reparación de viviendas mediante declaraciones falsas.

Ultimas palabras

Con la llegada de nuevos instrumentos financieros y criptomonedas, no hay duda de que el segmento de contabilidad forense solo crecerá en el futuro. Además, dicha contabilidad es muy importante para proteger los intereses financieros de los inversores generales.

Rate this post

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *