¿Que es el Capitalismo y el Socialismo? Diferencias

Capitalismo y Socialismo: una visión general

El capitalismo y el socialismo son sistemas económicos, utilizados por países para poder administrar todos sus recursos económicos y regular sus medios de producción.

En Estados Unidos, el capitalismo siempre fue un sistema predominante. Definiéndose como un sistema económico, donde las empresas o particulares, en vez del gobierno, poseen y controlan los factores de producción: emprendimiento, bienes de capital, recursos naturales y trabajo. El éxito del capitalismo depende principalmente de una economía de libre mercado, la cual es impulsada por la oferta y la demanda.

En cambio, en el socialismo, todas las decisiones legales de la producción y de la distribución son regidas por el gobierno, con individuos que dependen principalmente del estado para alimentos, empleo, atención médica, etc. El gobierno, en vez del mercado libre, determina la cantidad de la producción o de la oferta y los niveles de precios de los bienes y servicios.

Los países comunistas, como China, Corea del Norte y Cuba, tienden al socialismo, mientras que en los países de Europa Occidental favorecen más a las economías capitalistas y buscan un rumbo mas equilibrado. Pero, los dos sistemas económicos poseen sus pros y contras.

Capitalismo

En las economías capitalistas, los gobiernos tienen un papel menor al decidir qué se debe producir, cuanto producir y cuando producirlo, dejando el costo de los bienes y servicios en manos de la fuerza del mercado. Cuando los empresarios detectan las vacantes en el mercado, se apresuran para poder llenar ese vacío.

El capitalismo está basado en una economía de libre mercado, esto quiere decir, una economía que distribuye los bienes y servicios dependiendo de las leyes de oferta y demanda. La ley de la demanda dice que, una mayor demanda de un producto implica un aumento en los precios de ese producto. Por lo tanto, los signos de una mayor demanda, suele conducir a una mayor producción. La mayor oferta ayuda a nivelar los precios, hasta el punto de que solo quedan los competidores más fuertes. Los competidores intentan obtener la mayor ganancia, vendiendo todos sus productos tanto como pueden, mientras mantienen los costos bajos.

También parte del capitalismo, es la libre operación de los mercados de capitales. Donde la oferta y la demanda determinan los precios justos de acciones, bonos, derivados, monedas y productos básicos.

Socialismo y planificación centralizada

Dentro del socialismo, las decisiones económicas importantes no son dejadas al mercado, ni se deciden por los individuos interesados. Aquí, el gobierno que posee o que controla la mayoría de los recursos de la economía, decide cuándo y cómo se produce. Este tipo de enfoque también suele ser denominado como «planificación centralizada».

Los que defienden al socialismo, tienen como argumento que la propiedad compartida de los recursos y del impacto de la planificación social, permiten una distribución mucho más equitativa de los bienes y servicios, generando una sociedad más justa.

Tanto el comunismo, como el socialismo hacen referencia a la escuela de pensamiento económico de izquierda, que se oponen al capitalismo. En cambio, el socialismo existió varias décadas antes del lanzamiento del «Manifiesto Comunista», un influyente folleto de 1848 de Karl Marx y Friedrich Engels. El socialismo es mucho más permisivo que el comunismo puro, que no tiene en cuenta la propiedad privada.

Diferencias entre Capitalismo y Socialismo

En las economías capitalistas, las personas poseen fuertes incentivos para trabajar de forma dura, aumentando la eficiencia para producir mejores productos. Al ser recompensado el ingenio y la innovación, el mercado maximiza el crecimiento económico y la prosperidad individual, brindando al mismo tiempo una variedad de bienes para todos los consumidores. Al alentar la producción de bienes deseables y al desalentar la producción de los bienes no deseados, el mercado se autorregula, dejando menos espacio para la interferencia y la mala gestión del gobierno.

Pero bajo el capitalismo, debido a que todos los mecanismos del mercado son mecanicos, mas que normativos, y la agnósticos con respecto a los efectos sociales, no existen garantías de que se logre satisfacer todas las necesidades básicas de cada persona. Los mercados también generan ciclos de auge y caída, en un mundo imperfecto, permitiendo que el capitalismo compinche, monopolios y otros medios, puedan engañar o manipular al sistema.

Básicamente, la inequidad económica se reduce, junto con la inseguridad económica. Proporcionando las necesidades básicas. El gobierno mismo puede llegar a producir los bienes que las personas necesitan para satisfacer sus necesidades, incluso si esos bienes no generan ganancias. Dentro del socialismo, existen más espacio para los juicios de valor, con menos atención a los cálculos donde se involucran las ganancias y nada más que las ganancias.

Las economias socialistas también pueden ser mucho mas eficientes, en el sentido de que existen menos necesidades de vender bienes a los consumidores, que podrían no necesitarlos, resultando en menos dinero gastado en la promoción de productos y en marketing.

Articulos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *