La brecha de rendimiento es un término que se usa comúnmente en el mundo financiero y también en la agricultura. Para este artículo, nos centraremos principalmente en su significado y relevancia financiera. La brecha de rendimiento (también índice de rendimiento) permite a un inversor y analista comparar el rendimiento de acciones y bonos. Básicamente es la diferencia entre el rendimiento de los bonos del gobierno a largo plazo y el rendimiento de las acciones (rendimiento de dividendos) en un momento dado.

La fórmula para calcular la brecha de rendimiento es = rendimiento sobre acciones/rendimiento sobre bonos

Rendimiento de dividendos y rendimiento de bonos

Un rendimiento de dividendos indica la cantidad de dividendos que una empresa paga cada año en relación con el valor de mercado de las acciones. Rendimiento de dividendos, se puede calcular dividiendo el Dividendo por Acción (DPS) por el valor de mercado de la acción. Se puede calcular el DPS dividiendo el dividendo total por el total de acciones en circulación.

Por otro lado, el rendimiento de un bono es el rendimiento que obtiene un inversor al invertir en bonos. El rendimiento de un bono tiene la forma de interés que un inversor recibe del emisor del bono.

El rendimiento de los bonos puede ser de tres tipos. Rendimiento Nominal, que se calcula dividiendo el interés de los bonos por el valor nominal del bono. Rendimiento actual, se calcula dividiendo las ganancias del bono por el valor de mercado actual del bono. El rendimiento requerido es el rendimiento mínimo que espera un inversor en relación con el riesgo de invertir en ese bono en particular.

Brecha de rendimiento: ¿qué indica?

Normalmente, se debe utilizar la brecha de rendimiento al evaluar bonos y acciones en el mismo mercado. La medida es útil en la valoración de acciones y también sugiere si el mercado de valores está sobrevalorado o infravalorado en relación con los bonos.

En teoría, cuanto mayor sea la brecha (positiva), mayor será la oportunidad de invertir en el mercado de valores, especialmente en tiempos de inflación. Por otro lado, cuando los precios al consumidor son más estables, una brecha positiva es menos indicativa de la oportunidad. Durante tiempos de inflación estable, los inversores están de acuerdo con un rendimiento de bonos más bajo.

Simplemente diga, si la brecha es pequeña, o el rendimiento de las acciones es menor que el rendimiento de los bonos, implica que las acciones están sobrevaloradas. Por otro lado, si la brecha es grande o el rendimiento de las acciones es mayor que el rendimiento de los bonos, significa que las acciones son baratas.

Una brecha de rendimiento no permanece igual con el tiempo y puede cambiar debido a varias razones, entre ellas. Si las empresas optan por la recompra de acciones en lugar de pagar dividendos, entonces el rendimiento de las acciones bajaría.

Brecha de rendimiento inversa

Es la cantidad por la cual el rendimiento de los bonos excede el rendimiento de las acciones. En otras palabras, es la cantidad por la cual los intereses de los bonos y préstamos exceden el costo del capital. El índice de rendimiento inverso se usa principalmente cuando el rendimiento promedio de los bonos es más alto que el rendimiento de dividendos de las acciones.

Brecha de rendimiento – Agricultura

Recuerde, al comienzo del artículo, dijimos que el término brecha de rendimiento también se usa comúnmente en la agricultura. En agricultura, tal brecha es la diferencia entre el rendimiento potencial de la finca y su rendimiento actual. Rendimiento potencial significa la producción si la finca funciona bien y utiliza la tecnología disponible. La medida también ayuda a comparar la diferencia por país entre los rendimientos de los cultivos.

Rate this post

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *