Activos líquidos: Definición, Características y Ejemplos

Significado de los activos líquidos

Los activos líquidos son aquellos activos que son equivalentes o tan buenos como el efectivo. En otras palabras, se trata de activos cuya conversión en efectivo es fácil y rápida. Cuanto más rápida y fácil sea la posibilidad de conversión, más líquido será ese activo. En términos contables, los activos líquidos son efectivo o equivalentes de efectivo fácilmente convertibles en efectivo. Su liquidación es segura, lo que significa que el titular puede convertirlos en efectivo sin ningún problema. Además, debería ocurrir en un corto período de tiempo con poca o ninguna pérdida de valor en la conversión.

Características / Características

Las características típicas de los activos líquidos son:

Fácilmente Convertible / Transferible

Los activos son convertibles en efectivo de manera fácil y rápida.

Valor económico

Los activos tienen valor económico y financiero, y el valor no cambia sustancialmente al convertirse en efectivo.

Bajo riesgo y excelente calidad

Estos activos tienen un riesgo extremadamente bajo o nulo de pérdida de valor para el activo.

Mercados Profundos

Estos activos han desarrollado bolsas o mercados de valores donde los instrumentos se negocian sin riesgo de pérdida de valor. Los creadores de mercado están comprometidos con el valor del activo como el oro, las letras del Tesoro, los mercados de descuento de letras.

Dos amplias categorías/tipos de activos líquidos

¿Qué son los Activos?

El activo per se es un recurso financiero y puede ser tangible o intangible. Algunos ejemplos son bienes, coleccionables pendientes, efectivo, inventarios, terrenos y edificios, etc. Todos estos tienen un valor financiero adjunto. Un individuo, empresa, negocio, ONG, Gobierno o cualquier sociedad puede ser el propietario de estos activos. Estos activos son utilizables para futuros beneficios financieros en efectivo o en especie. Todos estos no son activos líquidos.

Como se indicó anteriormente, los activos líquidos son  activos en forma de efectivo o equivalentes de efectivo, que se pueden convertir en efectivo con un lapso de tiempo y esfuerzo mínimos. La conversión debe hacerse a un precio tal que no haya pérdida de valor o, a lo sumo, una pérdida mínima del monto principal.

Podemos categorizar los activos líquidos en los siguientes dos tipos:

Dinero en efectivo

Efectivo significa monedas, billetes y billetes recibidos pero no depositados o depositados. Aquí, no hay pérdida de valor.

Equivalentes de efectivo

Por otro lado, los equivalentes de efectivo son las monedas de curso legal, la aceptación bancaria, las cuentas bancarias, G-sec (títulos gubernamentales), T-Bills, valores y bonos negociables, inversiones de fondos mutuos, fondos cotizados, cuentas por cobrar o deudores diversos. . Los equivalentes de efectivo son los activos en los que se puede producir la mínima pérdida de valor. Los activos líquidos, en particular los instrumentos financieros, deben tener un mercado organizado listo en el que puedan convertirse fácilmente en efectivo. Además, el mercado debe tener una gran cantidad de compradores y vendedores para una fácil interfaz y liquidez.

En el contexto de los negocios, generalmente se considera un plazo de alrededor de tres meses o 90 días para reconocer y clasificar los activos como activos líquidos. En otras palabras, los activos que se pueden convertir en efectivo o equivalente dentro de los 90 días se denominan activos líquidos.

¿Qué no es un Activo Líquido?

Un bien escaso o un activo que no tiene compradores listos no es un activo líquido. Por ejemplo, consideremos el caso de una pieza única de un diamante. Puede ser un activo costoso y muy valioso para el propietario. Pero llevará tiempo venderlo. Además, encontrar un comprador dispuesto a pagar el precio correcto puede ser difícil.

Del mismo modo, un edificio puede ser valioso y económicamente significativo para el propietario, ya sea una empresa o un particular. Pero si surge una necesidad repentina de dinero, no se puede utilizar para ese propósito. Será difícil encontrar inmediatamente al comprador correcto para vender las propiedades. Además, venderlo durante el funcionamiento del negocio será una venta urgente y, por lo tanto, habrá una pérdida significativa de realización de dinero en comparación con su valor justo de mercado. Por lo tanto, dichos activos no calificarán como activos líquidos.

Por otro lado, si una empresa ha invertido en fondos mutuos y quiere liquidarlos por necesidades urgentes de dinero, puede hacerlo fácilmente. Existe un mercado listo para los reembolsos/cobros de fondos mutuos. Además, pueden cambiarse por efectivo al valor de mercado actual y demasiado rápido incluso en las bolsas de valores. Por lo tanto, son una forma de activos líquidos.

Ejemplos de activos líquidos

Lista Común de Activos Líquidos

Los siguientes son algunos ejemplos comunes de activos líquidos. Aunque no es una lista extensa, definitivamente puede servir como referencia.

  • Dinero en mano,
  • Ahorro y saldo en cuenta corriente,
  • Oro,
  • Bonos del gobierno,
  • Depósitos bancarios,
  • certificados de depósitos,
  • Inversiones líquidas de fondos mutuos,
  • Otros instrumentos del mercado monetario,
  • Letras del Tesoro,
  • ingresos acumulados,
  • Cuentas por cobrar,

Lista común de activos no líquidos

Los activos circulantes, como los inventarios, generalmente no se consideran activos líquidos.

  • Propiedad,
  • Patentes, Maquinaria,
  • Tierra,
  • marcas registradas,
  • acciones comunes,
  • Bonos de empresas privadas,
  • Trabajo en progreso
  • Inventarios

Las acciones comunes o acciones de empresas, aunque se negocian activamente en bolsas, pueden perder valor si los propietarios las venden en cantidades considerables para obtener liquidez, por lo que, en teoría, se consideran ilíquidas.

Importancia de los activos líquidos

Las personas, empresas, gobiernos, ONG o cualquier entidad necesitan activos líquidos para hacer frente a pasivos contingentes, gastos operativos de rutina o aprovechar oportunidades que pueden surgir imprevistas durante la vida o el negocio.

Combate Contingencias

Los activos líquidos son la columna vertebral de cualquier unidad de negocio, ya sea una pequeña empresa o una gran corporación multinacional. Si una empresa tiene activos líquidos limitados y más montos atascados en cuentas por cobrar o inventario, puede enfrentar una crisis de liquidez para cumplir con sus obligaciones financieras inmediatas y los requisitos de capital de trabajo. Además, en condiciones comerciales adversas como recesión o caída repentina de la demanda en el mercado, los activos líquidos son esenciales para ayudar a la empresa a sobrevivir y navegar.

Buen funcionamiento

También existen necesidades de liquidez para pagos previstos de carácter general o recurrente denominados gastos de explotación o gastos del día a día. Dado que garantizan el buen funcionamiento de los hogares o negocios, no es necesario correr cada vez para hacer arreglos para tales requisitos. Como resultado, uno puede concentrarse en el negocio o en otras prioridades.

Bueno para recaudar fondos

Además, en tiempos de adversidades, los activos líquidos pueden aprovecharse para recaudar nuevos fondos para las empresas. Los préstamos bancarios están fácilmente disponibles para las empresas con mejores índices de liquidez.

Cobertura

Esta categoría no puede ignorarse también para las finanzas personales individuales. Se utiliza para cubrir la cartera de inversiones global frente a activos volátiles o de riesgo. Esas obligaciones financieras inmediatas, problemas de salud, accidentes, muertes u otras contingencias del ciclo de vida humano también requerirán la disposición de activos líquidos.

Suficiencia de Activos Líquidos

La suficiencia de activos líquidos para una entidad depende de la naturaleza de su actividad comercial y financiera, tipo de industria o negocio. La salud y las circunstancias de la persona o la solidez financiera de la empresa también son factores determinantes.

El exceso o falta de activos líquidos no es favorable para el tenedor.

¿Si la liquidez es muy ajustada?

La liquidez ajustada significa activos menos líquidos. Cuanto más ajustada es la liquidez, entonces los activos no se mantienen inactivos y obtienen rendimientos. Sin embargo, la escasez de liquidez a veces también genera posibilidades de pérdida de oportunidades de inversiones y negocios. Podría significar que los activos están bloqueados en instrumentos con tasas de interés más altas o que el flujo de efectivo es bajo.

¿Si la liquidez es muy floja?

El exceso de estos activos, por otro lado, conduce a una pérdida de inversión en actividades más productivas como el funcionamiento del negocio. O significa que los activos no se invierten en vías más rentables, permaneciendo inactivos. Entonces, todos deben lograr un delicado equilibrio entre los dos extremos.

Enfoque equilibrado

Toda persona o empresa necesita disponer de un patrimonio líquido adecuado para el buen y diligente funcionamiento de sus actividades y su tranquilidad. La adecuación también es vital para aprovechar las oportunidades imprevistas que pueden parecer dignas de explorar.

Una cantidad adecuada de activos líquidos en el balance aumenta las posibilidades de una empresa para recibir financiación de los bancos y sociedades financieras. Una empresa puede utilizar estos activos para realizar pagos rápidos por sus compras, obtener mayores descuentos y mejores ofertas de los proveedores y, por lo tanto, mejorar el rendimiento general y la rentabilidad de la empresa.

Para concluir, debe haber fondos disponibles para aprovechar las oportunidades y, al mismo tiempo, no debe haber ninguna pérdida por concepto de fondos inactivos.

Coeficientes financieros

Hay muchos índices financieros para medir la liquidez y la capacidad de una empresa para pagar sus pasivos a corto plazo. Mayores índices de liquidez significan que la empresa está en una mejor posición para cumplir con sus obligaciones financieras inmediatas o de corto plazo. Estas obligaciones pueden ser pagar a los acreedores o incluso cumplir con los requisitos de capital de trabajo en tiempos de dificultad.

Activos líquidos netos = Saldo de caja + saldo bancario + cuentas por cobrar menos pasivos corrientes.

Los pasivos corrientes son los requisitos de pago a corto plazo o inmediatos: facturas de gastos de rutina y obligaciones corrientes.

Los ratios de liquidez más comunes para una empresa son:

Razón rápida

Este índice determina si la empresa tiene suficientes activos líquidos disponibles para cumplir con sus obligaciones a corto plazo. La fórmula de la razón rápida es:

Activo circulante (incluyendo cuentas por cobrar pero no inventario) / Pasivo circulante

Por lo tanto, el índice rápido es un buen indicador de la liquidez de una empresa, ya que excluye principalmente el inventario no líquido. El índice de menos de 1 indica que la posición de liquidez a corto plazo no es saludable y que la empresa podría necesitar cumplir con las obligaciones a corto plazo mediante la venta de activos a largo plazo.

Relación de efectivo

Esta relación es un refinamiento adicional de la relación rápida e incluye solo efectivo o activos equivalentes al efectivo para fines de cálculo. No incluye cuentas por cobrar para el cálculo. Es así porque su realización puede llevar algún tiempo.

La fórmula para calcular esta relación es:

Activo circulante (Solo efectivo y activos similares al efectivo)/ Pasivo circulante

Este ratio de caja no puede ser inferior a 0,2 para que una empresa se considere sólida. Los acreedores observan esta relación de cerca para comprender si esto puede cumplir con las obligaciones de deuda de naturaleza rutinaria. También significa el servicio de la deuda sin problemas y con regularidad. Sin embargo, la relación de efectivo no es una medida precisa o popular en comparación con la relación rápida o la relación de prueba ácida.

Punto de referencia estándar

No puede haber un punto de referencia o indicador estándar único para todos, ya que varía según el tipo de negocio o industria y sus requisitos. Sin embargo, a lo largo de los años, la perspectiva clásica es que si la relación entre los activos líquidos y los requisitos operativos se mantiene igual, es decir, alrededor de 1:1, entonces es razonable. En la jerga del análisis financiero, este índice es parte de los índices de liquidez.

Tratamiento Contable de los Activos Líquidos

La cotización de activos líquidos ocurre en el lado de los activos del balance. Estos activos se registran en la amplia categoría de “activos circulantes”, que pueden convertirse en efectivo en el plazo de un año. El efectivo en sí es el primero en la lista. Luego vienen los equivalentes de efectivo, como las cuentas bancarias, que son tan buenos como el efectivo. Los valores y bonos negociables en acciones, las inversiones en fondos mutuos, los fondos cotizados en bolsa, etc., vienen a continuación. Pueden tardar unos días hábiles en liquidarse.

Las cuentas por cobrar y el inventario son tipos semilíquidos de activos líquidos ya que su realización es subjetiva. Y la liquidación puede llevar algún tiempo, incluso algunos meses. Los activos fijos como terrenos, edificios, maquinaria, etc. vienen en último lugar. La liquidación de dichos activos no es fácil y también puede llevar un tiempo considerable. Estos son más o menos, no líquidos.

Tenga en cuenta que para las empresas bancarias y las configuraciones financieras no bancarias, los activos líquidos pueden colocarse de manera diferente en sus balances.

Rate this post

Articulos relacionados

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *