¿Qué entendemos por aceleradores e incubadoras de empresas?

Una empresa es una institución o empresa que realiza actividades comerciales y profesionales que van desde actividades de fabricación y comercialización hasta la prestación de diversos tipos de servicios a sus clientes. La mayoría de las actividades comerciales se realizan con el motivo de obtener ganancias. Sin embargo, algunas empresas también operan con un objetivo sin fines de lucro. En los últimos tiempos, el concepto de aceleradoras e incubadoras de empresas ha cobrado una importancia significativa. Ambos programas son sistemas de apoyo dirigidos por expertos para nuevas empresas o negocios que no han existido por mucho tiempo. Todas estas empresas pueden adoptar cualquier forma, como una empresa unipersonal, una sociedad, una empresa pública o privada, etc. 

Acelerador de Negocios

Un acelerador de negocios “acelera” o agiliza el crecimiento y desarrollo de una empresa ya existente con una oferta de productos o servicios en la mano. El dueño o propietario de la empresa recibe un programa de tutoría. También recibe los recursos para ayudar y crear redes para impulsar sus productos o servicios en el mercado. Además, la aceleradora brinda asistencia financiera al propietario de la empresa para impulsar sus actividades de crecimiento.

Incubadora de empresas

Una incubadora de empresas se ocupa de un negocio desde su inicio o nacimiento. Su trabajo comienza desde el punto en que el emprendedor puede no tener ni siquiera una idea u oferta entre manos. La incubadora ayuda al emprendedor a generar ideas fructíferas y concretar el producto o servicio a ofrecer. Luego ayudará a la empresa a seguir adelante con la idea y presentar el producto a inversores y consumidores. Pueden ayudarlo a crear una línea y combinación de productos perfecta, así como a seleccionar los mercados adecuados para sus ofertas. En resumen, las incubadoras ayudan a una empresa desde su nacimiento hasta el momento en que puede valerse por sí misma.

¿Cuáles son las diferencias clave entre aceleradores de empresas e incubadoras?

Ahora echemos un vistazo a las diferencias clave entre un acelerador de empresas y una incubadora.

Proceso de solicitud

Tanto las aceleradoras como las incubadoras de empresas seleccionan a sus clientes o empresas mediante un proceso de solicitud. Examinan las diversas aplicaciones sobre la base de la viabilidad de la idea comercial y la oferta, el mercado potencial, el equipo del proyecto, los requisitos financieros y otros parámetros que son vitales para el éxito. Los empresarios son entrevistados, evaluados y solo unos pocos llegan a la lista final de elegibles.

Así, el proceso de solicitud y selección es aplicable en ambos casos. Pero la diferencia se mantiene a nivel de escrutinio y criterios de elegibilidad. Y esto sigue siendo algo indulgente para las incubadoras en comparación con los aceleradores. Las ideas de negocios con buen potencial futuro pueden llegar a la lista final, incluso si el negocio no existe.

El proceso de solicitud de aceleradores de empresas es mucho más rígido y riguroso. Solo las empresas que ya existen, tienen un plan de negocios sólido y potencial, ya han demostrado una tasa de crecimiento rápida, llegan a la lista final. La tasa de éxito para la selección puede ser tan baja como 1%-3% de las aplicaciones globales generales para aceleradores.

Requisito de Producto Mínimo Viable (MVP)

Un producto u oferta ya existente y activo es imprescindible para un acelerador de negocios. Tales ofertas se conocen como MVP o Producto Mínimo Viable en tal caso. Significa que la empresa debe tener al menos una oferta de productos que ya esté disponible y funcionando en el mercado. Los clientes deben pagar por él o parte de él o incluso pueden ser parte de una campaña de promoción de productos gratuita. El acelerador de negocios debe prever fuertes posibilidades de éxito en la oferta de productos de la empresa. Eso significa que la empresa ya está en el mercado con su producto y/o servicios. Básicamente, los productos o servicios de la empresa están más allá de la etapa de lanzamiento y tienen un buen potencial de crecimiento. Y para la expansión de los mercados o volúmenes, la empresa busca asesoramiento y financiación.

A diferencia de las aceleradoras, las incubadoras ayudan a los emprendedores desde la etapa inicial (tal vez incluso en la etapa de diseño). El negocio puede ser totalmente nuevo, sin que se ofrezca ningún producto o servicio existente en el mercado. Es posible que la idea aún deba refinarse o que el producto aún se encuentre en la etapa de prueba interna. Por lo tanto, no hay compulsión por tener ningún producto o servicio en funcionamiento para acercarse a las incubadoras. Por supuesto, una buena idea debe estar ahí.

Participación en el capital

Los aceleradores de negocios a menudo obtienen una parte o una reducción del capital social de la empresa a cambio de sus servicios. También proporcionan capital a la empresa a cambio como una medida de apoyo para ayudarla a crecer y mantenerse.

Las incubadoras de empresas no toman una parte del capital social de la empresa. Ayudan a la empresa a recaudar fondos y capital a través de sus redes y enfoques con inversionistas ángeles, capitalistas de riesgo y otras fuentes. No proporcionan capital al negocio directamente.

Periodo de tiempo

Los aceleradores de negocios apuntan a aquellos negocios que tienen un potencial sustancial y acelerado. La probabilidad de su éxito es alta en un corto período de tiempo. Por lo tanto, tienen un lapso de tiempo de solo 3 a 12 meses para todo su programa de soporte.

Por otro lado, las incubadoras de empresas pueden ofrecer sus servicios desde un año hasta cinco años para una empresa. La idea es construir un negocio desde el principio. Su objetivo es llevarlo a una etapa en la que esté listo para enfrentarse al mercado y la competencia.

Servicios

Los aceleradores de negocios tienen una pequeña duración de tiempo disponible y, por lo tanto, tienen un enfoque de implementación rápida. Brindan servicios de tutoría y capacitación de expertos en sus respectivos campos. Lo más importante es que proporcionan financiación inicial. Es esencial para que cualquier idea de negocio prospere y tenga éxito.

Las incubadoras de empresas tienen un enfoque más relajado al ofrecer servicios a sus clientes. Brindan asistencia de expertos de la industria desde la generación de ideas hasta el desarrollo de productos y su lanzamiento. Ayudan a la empresa a recaudar capital a través de su bien establecida red de inversores. Las incubadoras también pueden proporcionar otros servicios de apoyo, como asistencia legal y operativa.

Idoneidad

Veamos la idoneidad en Incubadora de Empresas y Aceleradora de Empresas

Incubadoras de Empresas

  1. Negocios que todavía tienen que establecer una buena línea y mezcla de productos.
  2. Empresas que necesitaban tutoría y capacitación de Incubadoras.
  3. Son novatos en su campo.
  4. Empresas que necesitan ayuda para formar un equipo eficaz, lanzar nuevos productos y aumentar el valor de la empresa.
  5. Empresas que no buscan capital de las incubadoras, ya que ellas mismas no aportan capital. Por supuesto, ayudan a la empresa a obtener capital de otras fuentes. 

Acelerador de Negocios

  1. Un negocio que ya está presente en el mercado.
  2. El negocio debe ser fácilmente escalable.
  3. Los aceleradores son adecuados para quienes buscan una inyección de capital y están dispuestos a ofrecer una participación en su capital social.
  4. El propietario de la empresa debe poder presentar perfectamente sus ideas y los productos al programa acelerador para ser seleccionado.
  5. Debe estar convencido de que su negocio puede alcanzar nuevos máximos en un breve lapso de unos pocos meses con la ayuda de la tutoría y la orientación del programa.

Conclusión

Ambos programas, es decir, el acelerador de negocios y la incubadora, tienen un objetivo común: preparar una empresa nueva o relativamente nueva, dirigirla a través de los canales correctos, hacer crecer su negocio y hacerla valiosa a los ojos de los inversores y consumidores. La pregunta obvia que queda es cuál de estos programas debe preferirse o cuál es una mejor fuente. 

Como discutimos anteriormente, ambos tipos de programas tienen sus propios méritos y desventajas. La elección correcta dependerá de la etapa operativa del negocio, el producto o la oferta de servicios en cuestión, la capacidad del emprendedor para vender su idea a los inversores, etc. Más aún, la claridad de lo que el negocio está buscando exactamente y lo que busca. tiene en la mano para ofrecer a los mentores. Una decisión equivocada puede resultar en la pérdida de dinero, tiempo y la reputación de la empresa, así como también puede hacer añicos la confianza del propietario. Por lo tanto, las empresas deben hacer una introspección exhaustiva antes de elegir el programa adecuado para ellas.

Rate this post

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.